Se lidió en Céret una corrida seria, con un buen lote, el de Serafín Marín y dos toros a destacar: el último de la tarde que lidió Javier Castaño y el cuarto al que le cortó la oreja El Fundi. Fue un festejo entretenido en el que el público disfrutó con el tercio de varas, con una media de cuatro puyazos por toro, informa mundotoro.com

El cuarto tuvo menos trapío que los tres precedentes. Cobró cuatro puyazos pero sin emplearse a fondo. Ni por el izquierdo ni por arriba admitía nada aunque El Fundi logró rematar la faena con dos pases de pecho por ambos pitones. Fundamentó su labor en el pitón derecho a base de poder con momentos muy buenos y de mucho interés y tras un pinchazo previo a la estocada paseó una oreja. El primer toro de la tarde recibió tres puyazos desde los medios destacando la gran actuación del picador David Prados. El astado se dañó la pata y acusó la lesión por lo que El Fundi, que recibió una fuerte ovación al término del paseíllo, sólo pudo realizar una faena de aliño.

El segundo de la tarde fue complicado. Recibió dos puyazos de lejos tirando cornadas hacia arriba y el picador salmantino Tito Sandoval estuvo sensacional. Luego recibió otros dos puyazos, al tercero Sandoval le tiró el castoreño para provocar la embestida protagonizando un tercio de varas muy atractivo. También sobresalió la cuadrilla en el tercio de banderillas. El toro se movió en la muleta pero por el derecho iba dormido y por el izquierdo iba más fijo pero sin emplearse. Castaño lo entendió muy bien por el pitón izquierdo y fue ovacionado tras pinchazo, estocada desprendida y descabello. En quinto lugar se lidió un sobrero de la misma ganadería que no se empleó y fue el menos interesante en el caballo. Desarrolló sentido y se dejó más por el izquierdo por donde sobresalió Castaño al natural. Luego el toro bajó de tono, se lo pensó, no tuvo finales y se le coló en varias ocasiones al torero de forma peligrosa. Mató de estocada y tres descabellos lo que hizo que el público se enfriara.

El tercer toro fue bravo desde el principio y Serafín Marín estuvo muy bien con el capote con media docena de lances rematados de una media muy vistosa. El toro, un tanto andarín y pegajoso, provocó el desconcierto en la lidia. Recibió cuatro puyazos y en la muleta fue el más claro de los lidiados hasta el momento. Serafín instrumentó dos tandas por el izquierdo importantes aunque luego por el derecho se enfrió y no acertó con la espada. Con el último volvió a lucirse con el capote con lances muy sentidos. El toro recibió tres puyazos y luego en la muleta fue el toro más claro de la corrida con diferencia por ambos pitones. Serafín le instrumentó una faena larga con momentos de alto nivel, destacando los muletazos encajados y templados con el toro humillando siempre. Lo mató de media estocada y descabello y fue ovacionado.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído