El corazón y la entrega de los siete diestros, protagonistas por una buena causa

La exquisitez de Gallo y la extraordinaria almibarada embestida del astado de Montalvo y El Pilar, destacan en el Festival homenaje a Conrado Abad

Festival homenaje a Conrado Abad
Festival homenaje a Conrado Abad

La torería se siente antes de que el reloj marque las siete de la tarde, hora para la que está programado el festival homenaje a Conrado Abad, el hombre que deambulaba de capea en capea para sentirse torero. Todos lo conocen como ‘El eterno maletilla’.

El ambiente en el alfoz de la plaza, los nervios en el callejón, la inquietud en el tablao y una impecable organización auguraban una jornada para el recuerdo. La ocasión lo merecida, siete toreros y siete astados. Una cifra con virtudes ocultas y con poder en sí misma. “De las siete maravillas, a los siete pecados capitales”, apuntó Hipócrates en su día. 

Así emprendían el paseíllo hacia la presidencia estos siete guerreros, ante una bulliciosa ovación, en este sábado, 17 de julio, donde se han jugado la vida por una buena causa. 

Eduardo Gallo
Eduardo Gallo

Eduardo Gallo volvía a pisar ruedo español, y lo hacía como siempre, con su exquisitez torera. El primero en saltar al albero fue Peluquero de una condición extraordinaria al que meció muy suave con el capote a la Verónica sacándoselo hacia los medios. Destacable fácil par de banderillas de José Andrés Gonzalo. Gallo comenzó con ayudados por abajo. Toreó siempre reunido, y por momentos con mucha suavidad. Exquisito gusto con la franela el del salmantino, frente a un almibarado astado de Montalvo. 2 orejas. 

Pepe Moral 2
Pepe Moral 

Más frío y distraído salió el novillo de El Collado, al que el sevillano Pepe Moral lanceó con mimo en sus inicios. Ofertado fue un astado más sosón, al que Moral tuvo que ayudar y consentir, sobre todo darle mucho tiempo. Estuvo acertado en una faena que se quedó en “stand by”. No pudo lucirse Pepe Moral a pesar de su firmeza. 1 oreja.

López Simón 3
López Simón 

Por Chicuelo puso López Simón al de José Cruz al caballo del picador. Siguió por Tafalleras Simón al que Liriquillo dio un pequeño susto. Cabe destacar el buen quite que hizo Cebadera a uno de sus compañeros evitando un sobresalto mayor.

 De rodillas comenzó López Simón para calentar motores. Faena de más a menos la de un López Simón que estuvo dispuesto, pero se quedó pronto sin oponente, por lo que optó por las distancias cortas. Le valió la oreja.

Marcos 4
Marcos 

De recibo una larga cambiada de rodillas. Decidido pisó el albero Marcos. Tras brindar al ganadero Moisés Fraile inició la faena en los suelos, de rodillas. En suerte le tocó un oponente de Garcigrande escaso de fuerza que le propinó una voltereta sin consecuencias al madrileño. Este ejecutó una obra sin lucimiento, debido a la poca trasmisión de su oponente. Por momentos Marcos se gustó, dejando que el morlaco le rozase la calzona, generando tensión en los tendidos. La entrega y la valentía fue algo que no se le pudo discutir al torero. 2 orejas. 

Pérez Pinto 5
Pérez Pinto

Un toro fue el de Sánchez Herrero, el de más kilos de la tarde y también el de mayores complicaciones al que Pérez Pinto le puso corazón, mucho corazón. Lanceó suave a la Verónica con el capote. Bonita suerte de varas la que hizo Rafael Pérez que aguantó con firmeza el fuerte topetazo.

 Los inicios fueron costosos, ‘Potrino’ puso en aprietos en más de un momento al novillero, al que le tocó tragar, y tragó. Se supo recomponer con facilidad, y logró que el torazo de Sánchez Herrero se entregara. Una vez en sintonía, Pinto logró series con suavidad, disfrutando, firme y entregado, y sobre todo muy quieto. Lejos de amedrentarse se hizo grande, y plasmó una importante obra de arte, conquistando a ‘Potrino’ con dos buenas series por ambas manos, donde el temple fue el protagonista, junto a una eficaz estocada que hizo al mirobrigense meritorio de las 2 orejas. 

Moises Fraile 6
Moises Fraile 

Comenzó toreando a la Verónica, un Moisés Fraile entregado. Al ganadero, se le esperaba con ganas en su debut, y supo estar a la altura. No se descompuso en ningún momento. 

La suerte se alió con Fraile. Su pupilo embistió con ritmo en la franela del ganadero que estuvo siempre con él. Nada se le puede recriminar a Fraile que puso toda la carne en el asador y logró varios pases al ralentí. Al entrar a matar la mano se le resbaló, produciéndose un corte, lo que hizo que la suerte se le atragantara. Aun así, las 2 orejas y la vuelta al ruedo del novillo recompensaron su gran esfuerzo.

Como una locomotora salió el discípulo de Carreros. Al que Alegre le puso ganas, capote a la espalda y gaoneras en los medios. En el turno de las banderillas Zuri sufrió un tremendo pateado que le obligó a pasar por enfermería. Mientras que Jaime Bermejo dejó un par bien colocado. 

Francisco Alegre 7
Francisco Alegre 

Un desorden fue lo de Francisco Alegre en los inicios con la franela. Rapidez sin freno la de ambos. Alegre consiguió sacar limpio algún muletazo suelto, aunque el novillo no se lo puso fácil dada su mansedumbre y peligrosidad. Con los aceros Francisco Alegre anduvo descompuesto. 

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído