Según narra www.mundotoro.com, "arrancó Castaño la faena al cuarto en el tercio y sentado en la silla. Aguantó hasta cuatro acometidas para después continuar de rodillas por derechazos. La faena no bajó del nivel en ningún momento entre la locura colectiva. Viudoalegre, de La Cruz de Hierro, fue la pareja perfecta del salmantino por su bravura, buen son y humillación. Coronó la faena al gran ejemplar con el indulto después de la petición de toda la plaza en pie. Apretó el primero de Los Aranguez en el caballo y desarrolló genio en la faena de muleta. Javier Castaño supo aguantar los arranques y las miradas del astado, que desarrolló peligro. El salmantino estuvo muy tesonero en su faceta de lidiador para evitar las dificultades del toro. Mató de una buena estocada".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído