Jiménez Fortes ha cortado dos orejas en la V Corrida Picassiana que se ha celebrado esta tarde en la plaza de toros de Málaga, donde ha firmado lo más destacado. El festejo, que registró un cuarto de entrada, era un mano a mano con Javier Conde, que fue ovacionado tras estoquear al tercero, un gran toro. Se lidió una corrida de Parladé, con un toro de Juan Pedro Domecq, que ofreció buen juego en líneas generales, informa mundotoro.com

Sereno y acompasado se vio a Jiménez Fortes en la lidia del segundo. Lo lanceó bien a la verónica y lo midió mucho en el caballo. El toro tuvo calidad pero le faltó empuje y por eso la faena tuvo a su favor la identidad de Fortes, que pulseó al toro y ligó muletazos con pases cambiados para llegar a los tendidos. Bajó la intensidad con el izquierdo con el toro venido a menos. Fortes arrancó la última tanda pegandose un arrimón. El estoconazo final puso en sus manos una merecida oreja. El cuarto, de Juan Pedro Domecq, fue más complicado y reservón. Jiménez Fortes dio muestras de un valor desmedido y se la jugó. Incluso llegó a sufrir una aparatosa voltereta sin consecuencias. Pinchó una digna faena y tuvo que emplear el descabello. Hubo leve petición de oreja que no fue atendida y saludó una ovación tras aviso.

Volvió a exprimir al astado en el sexto, mostrándose decidido y voluntarioso con un animal que se fue rajando y acortando recorrido. Un revestido final por manoletinas y otro espadazo hizo que lograra otra oreja. Muy capaz, Fortes mostró un altísimo nivel durante toda la corrida resolviendo con solvencia cada faena.

El primer toro de Parladé mostró clase en los primeros tercios y a pesar del duro castigo en varas aguantó la faena intermitente y pausada de Javier Conde, al que le faltó ligar los muletazos. Fue silenciado. En tercer lugar, Conde tuvo ante sí un extraordinario ejemplar de Parladé con el que quiso abandonarse. Conde brindó al público antes de elaborar una faena con muletazos artísticos en los que se vio la profundidad de la embestida del animal. Tras media estocada y descabello asomaron algunos pañuelos, pero finalmente el premio quedó en ovación. El quinto no terminó de emplearse y Conde no pudo lucirse. Tampoco ayudó el fallo a espadas y escuchó pitos tras aviso.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído