Según narra www.mundotoro.com, "Juan del Álamo tiene la virtud de resolver los compromisos. La tarde de hoy volvió a ser una buena muestra de ello. Esa capacidad suya le permitió entender que el tercero, muy desentendido en los primeros tercios, rompería en la muleta pese a su tendencia a irse. Lo corrigió el salmantino, sujetándolo en su muleta. La fórmula: dejarle los engaños en la cara. Así comenzó a romper a bueno el toro, que humillaba. Le faltó ese punto de motor que hubiera hecho romper la faena, pero mientras se movió, Del Álamo toreó con gusto. Incluso logró algún derechazo infinito. La parte final sí bajo un punto la intensidad del conjunto, pero el público reaccionó ante el estético epílogo y, espcialmente, la contundencia de la espada. Se pidió la oreja, pero no hubo concesión: vuelta al ruedo".
 
Y añade: "Sí la hubo, quizá en modo de balance de la tarde, en el sexto, montado chorreado en morcillo. En los primeros tercios hubo cautela, a la espera de que 'Palillo' terminase respondiendo como hicieron varios de sus hermanos. Pronto les dio razón a los que esperaban con atención. En las primeras tandas, el 'núñez' se movió con transmisión, aunque soltaba la cara en la segunda parte del muletazo. Del Álamo lo llevó bien en dos buenas series sobre la mano derecha. A más la faena y el toro. Hubo ahí un punto de inflexión, pues la tercera serie de derechazos, resultó algo más irregular. También sucedió al natural, con algún buen toque entre otros menos lucidos. De nuevo con la derecha, Del Álamo consiguió relajar la figura y permitirse así un toreo de cadera que llegó mucho al público cuando resultó limpio. Era fundamental la espada y no se escapó: estocada desprendida de contundente ejecución y oreja a una tarde completa del torero castellano".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído