Según narra www.mundotoro.com, "abrió plaza un ejemplar de Montalvo que en los primeros lances se lastimó una pata, quedando sus facultades muy mermadas para la lidia, y con el que bastante tuvo Javier Castaño en despachar, no sin dificultades. El cuarto fue un toro de Los Bayones sobrado de clase pero desgraciadamente muy justito de fuerzas, y al que Castaño procuró mimar en cada lance. Dado que el animal se quedaba muy corto en su embestida por la derecha, el leonés se echó la muleta a la izquierda desde donde logró naturales de muchos quilates, aunque su trasteo nunca logró alcanzar altos vuelos dada la debilidad del astado. Unos meritorios pases por bajo fueron el preludio de una estocada casi entera y un certero descabello premiaron su actuación con una oreja. Silencio para el toro en el arrastre y oreja para Castaño".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído