El coso de Alba de Tormes se llenó hasta la bandera para disfrutar de la corrida de toros teresiana que ponía el broche de oro al municipio. El primero de la tarde de nombre artillero salía con fuerza, dejando a Escribano lucirse en los primeros lances. Pudimos ver a un entregado Manuel Escribano que mandó en todo momento ante el de Orive. Muy torero dejó un buen repertorio en el tercio de banderillas. Este primero de Orive era pura dinamita por la derecha, cuajando el diestro unas series impecables. Con suavidad mecia la muleta en el morillo del astado,saboreando cada una de las embestidas. Brillante faena la que ofreció el matador,que culminaba con una profunda estocada, que le daba una merecida oreja.

El segundo en pisar el ruedo fue Daniel Luque, que ofreció un saludo capotero muy completo. Se lució con la capa a base de verónicas y chicuelinas. Brindando al respetable hacia el inicio de faena, un animal escaso de fuerza, al que el diestro tuvo que torearlo a media altura. A base de naturales le sacó lo mejor a éste de Orive. A finales de faena protagonizó unos arrimones que hizo que la afición se volcara con el torero. Tras descabellar logró una oreja.

Llegó el turno del salmantino Juan del Álamo, que recibió a éste negro listón con unas bonitas verónicas. Antes de iniciar faena quiso lucirse en el coso de Alba y dejar un amplio repertorio con la capa. De rodillas y con la derecha abría la faena, el primero de su lote iría de más a menos,  complicandole la faena al diestro. Pese a ello Del Álamo fue persistente y le sacó alguna que otra tanda buena de derechazos. Media estocada a la segunda que le daba una oreja.

Con el segundo de Escribano destacar los quites por chicuelinas y los buenos pares de banderillas que puso a éste animal. Iniciaba faena ante uno de Orive excaso de fuerzas que se rajaba en cada pase. Quiso torearlo, pero sin éxito,  no tuvo más remedio que dar muerte al cuarto de la tarde. Pitos en el arrastre y ovación para el diestro.

Negro mulato el quinto de la tarde para Daniel Luque. Este animal de mejores condiciones que su anterior, de primeras. Un astado firme en las embestidas, al que Luque dominó con la derecha. Al natural también se dejó torear, pero la pureza estaba en ese pitón derecho, con el que hilvano la faena. Buena faena cuajó con el segundo de su lote. Dos orejas.

Burraco el sexto y último de la tarde para Juan Del Álamo ; el cuál lo recibía de rodillas con una larga cambiada. Continuó con verónicas y chicuelinas gustando su manejo con el capote. Un entregado Del Álamo que selló con la derecha las mejores series. Este de Orive tendía a  apagarse con el paso de la lidia, pero el diestro aún le quedaba raza para rato. Le echó valor el salmantino que quería saborear la puerta grande como fuera. Tras media estocada y descabello logró una oreja.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído