Martín Burgos y Joao Moura han abierto la Puerta Grande esta tarde en Las Ventas en el festejo 'puente' que une las Feria de San Isidro y la de Arte y Cultura en Las Ventas. Ambos rejoneadores se impusieron a una corrida de Benítez Cubero noble y sin fondo con distintos argumentos. Martín Burgos con determinación y una ambición desmedida mientras Moura aprovechó el mejor toro del sexteto. Los rejones siguen poniendo los éxitos de los que ha carecido el toreo a pie esta primavera venteña, informa mundotoro.com

Martín Burgos cortó las dos orejas del quinto, toro parado, con fijeza pero deslucido, hondo, al que cujó una labor de ambición y entrega atacando mucho al animal, llegando muy encima sobre Benfica primero y sobre Uruguay después. Luego hubo alardes de monta en quiebros y banderillas al violín. Con la faena embalada sacó a Gallo, puso cortas al violin para reamatar una obra de de mucho corazón que le puso las dos orejas en su mano. dio con un animal deslucido y rajado, que ha esperado mucho. El rejoneador madrileño ha llevado a cabo una labor tesonera en la que hubo de sacar al toro de sus querencias, destacando sobre Boleto, clavando banderillas de dentro a fuera. Se lució en la última parte a lomos de Sol clavando rosas al violín. Perdió trofeo por pinchar.

Buen toro, el berrendo en castaño aparejado que hizo tercero, con codicia y movilidad. Lo aprovechó Moura a lomos de Perera en un tercio de banderillas con galopes de costado. Muy vistoso y brillante, llegó mucho al público en pasadas por dentro. Después de un carrusel de cortas montando a Isidro y un rejonazo trasero tardó en caer el toro y sólo le pidieron una oreja. Luego cortó otra de un toro parado, aplomado y bajo de raza, al que planteó una faena de menos a más en la que ha tenido que sacar al caballo Mancha blanca con el que llegó muy encima con piruetas. Remató con Isidro una labor de mucha determinación, en la que puso lo que le faltaba al toro.

Fermín Bohórquez abrió el festejo con una actuación equilibrada frente a un animal noble, con fijeza, al que le faltó raza. Perfecto técnicamente, tuvo el jerezano buenos momentos sobre Brasileño en una labor académica en la que exhibió buerna monta. Concluyó con un par a dos manos sobre Melero antes de cerrar con dos pinchazos y medio rejón. En el cuarto llevó a cabo una faena plana en la que destacó con Bohemio en bandeirllas a base de soltura y oficio, con toro deslucido que se rajó pronto.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído