La suerte está echada y que la mano o, mejor, votación del jurado bolsinista reparta suerte. Mucha me temo que van a tener para discernir el triunfador de esta edición de 2012. Era la primera tarde que acudía a la cita bolsinista y, a tenor de lo presenciado en la que se presuponía final donde estarían los mejores, el nivel de los participantes deja mucho que desear.

Deja mucho que desear porque el mismo es bajo en comparación con otras ediciones. Bien porque los mejores de cada Escuela no han asistido, bien porque se pasa una crisis en los jóvenes que aprenden ahora, bien porque no da más de sí el toreo en sus primeros niveles. En su haber también podría ser que las vacas de El Pilar, que fueron bien paradas por el novillero francés Tomás Cerqueira,  tampoco eran un conjunto de virtud para la muleta, pero si tenían la bondad suficiente para hacer mucho mejor las ‘cosas’ los participantes.

No entraré a juzgar la labor de unos y otros en el desarrollo de esta última tienta. Esa labor queda para el jurado, pero sí me gustaron las maneras de Cristian Ponce, un salmantino de Alba de Tormes. Por lo demás, el jueves, en el pregón bolsinista que ofrecerá la amiga Isabel Bernardos –a la que acompañaremos en tan importante momento- se sabrá quien es el triunfador de esta edición del Bolsín Taurino que se ha ido como llegó gélido en temperaturas y toreo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído