​Dimite el presidente de ELSA Salamanca tras sus polémicos mensajes tras la aparición del cadáver de Laura Luelmo

El también alumno de la USAL ha reiterado sus disculpas y ha asegurado que en ningún momento fue su intención “herir las sensibilidades de nadie”.

 Universidad facultad derecho 625x405
Universidad facultad derecho 625x405

Tras la polémica surgida por sus mensajes en Instagram tras la aparición del cadáver de Laura Luelmo, la exalumna de la Universidad de Salamanca asesinada en El Campillo, el presidente de ELSA Salamanca (the European Law Students’ Association), Fernando Rodríguez, ha dimitido de tal cargo.

Según explica en la carta donde renuncia, reconoce que el ‘timing’ a la hora de publicar dichos mensajes, que fueron duramente criticados por ASPER, fue “desafortunado”, si bien en ningún momento fue su intención “herir las sensibilidades de nadie” ni “molestar, dañar o hacer sufrir a un colectivo”, sino que “sólo pretendía hacer que pensar”.

De igual manera, y “por si antes de estas líneas alguien aún tenía esa duda”, ha reiterado sus disculpas públicas “hubiera podido herir la sensibilidad de alguien o de los propios familiares de la fallecida con mis comentarios el pasado lunes”, y ha lamentado tanto la pérdida de la familia Luelmo así como “las otras 46 pérdidas sufridas por familiares de las mujeres al as que les ha arrebatado su vida algún hombre en lo que va de año”, algo que “no debería ocurrir” y que condena, como también condena “las otras 180 víctimas de asesinatos y homicidios sufridas en este país este 2018”.

Críticas a ASPER y a su presidente por llamarle “puto misógino de mierda”

Asimismo, en la misiva, Fernando Rodríguez ha querido “dar respuesta” a las “alegaciones públicas” realizadas por ASPER, así como “a aquellas no tan públicas difamadas por redes sociales pero que han acabado siendo de mi conocimiento”, achacando a “muchos de sus integrantes” el saltarse artículos del Código Penal al publicar o compartir “insultos y agresiones directas contra mi persona e imagen en redes sociales”.

De hecho, cree que “han hecho colgar de mi nombre adjetivos que no desearía le dijeran a nadie” y les acusa de desearle cosas “que espero que no le pasen nunca a ningún familiar cercano a ellos”, y afirma que el presidente de la Asociación Progresista, Adrián Lacámara, le llamó “deliberadamente ‘puto misógino de mierda’” cuando le telefoneó para hablar sobre el tema.

Así, asegura que ha sido “tratado como si de un paria fuera por parte de los integrantes de ASPER” por “diferir del tema en cuestión”, algo que supone “un robo a la raza humana como animal social” en términos de libertad de expresión, citando a John Stuart Mill.

Por último, piensa que “el verdadero atraso social” es que se critique y se castigue “una idea perfectamente válida y para nada fuera del marco constitucional español”, y opina que no se crecerá como comunidad universitaria “mientras nos obcequemos en contrarrestar cualquier pensamiento distinto con ideas concebidas como universales, sin necesariamente serlo”, e invita “a debatir desde el respeto”.

SALAMANCA24HORAS les ofrece la carta de dimisión al completo.




Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído