El ambiente está caldeado, y los estudiantes que muestran interés por el tema de las becas Erasmus, que han incrementado su cuantía, y disminuido el tiempo de estancia en el país extranjero, no acaban de estar conformes con las novedades. “Hay gente que por ejemplo se va a Polonia, y viven bien con lo que dan. Pero si van a Dinamarca, no les llega para vivir”, advierte un joven.

Y es que, lo barato o caro que sea el país afecta bastante a la calidad de vida del alumno. Quienes optan por un país barato, no tienen problemas. Justo lo contrario de quienes viajan a destinos con un alto nivel de ingresos. “Debería depender del país”, propone. Así, la mayor parte de los universitarios apuesta por la posibilidad de adaptar las cuantías de la beca, o de elegir. “No me parece bien que te den menos tiempo. Deberías poder elegir si quieres estar más, aunque sea con el mismo dinero”, dice otro. “Elegir siempre es mejor”.

Muchos aluden al hecho de que ya hay muchos estudiantes que tan sólo se están quedando seis meses de Erasmus. Otros, siguen opinando que el tiempo es fundamental. “Debería ser más tiempo, porque al fin y al cabo es una experiencia con la que vas a aprender, y te va a aportar muchas cosas para tu futuro”, afirma un universitario.

Por otra parte, están quienes se resignan, viendo el panorama actual. “Seis meses es mejor que nada ¿no?”, dice una chica. En definitiva, siempre seguirá habiendo quienes prefieran vivir algo ajustados y disfrutar más tiempo de una experiencia única, y quienes vean la necesidad de llegar a fin de mes, aunque no puedan quedarse tanto como desearían. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído