Finaliza el año del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca, que quedará entre los más importantes de su historia

Con el estreno de un nuevo equipo de Gobierno y con una Catedrática de la USAL siendo la denunciante del Caso Máster Cifuentes, también fue el año que vino Bob Dylan a Salamanca y en el que rectores de todo el mundo reafirmaron la Magna Charta Universitatum

 Comitiva de la Magna Carta Universitaria (97)
Comitiva de la Magna Carta Universitaria (97)

La Universidad de Salamanca despide el año de su VIII Centenario. La noche de este lunes, 31 de diciembre, a las 23:59 horas, el reloj del Patio de Escuelas terminará su cuenta atrás, alcanzando el cero absoluto, lo que supondrá que los 12 meses que correspondían a la efeméride habrán llegado a su fin.

No lo hace así el VIII Centenario propiamente dicho, ya que continuarán las actividades que lo homenajeen (aunque en un menor volumen, como es lógico) así como los beneficios fiscales ligados a dicha celebración. Además, nos encontramos inmersos en el año del Curso 800, motivo más que suficiente para seguir honrando al Estudio salmantino.

El año, propiamente dicho, comenzaba con un nuevo equipo de Gobierno. Ricardo Rivero había tomado posesión apenas unos días antes de vacaciones, por lo que era a partir del mes de enero cuando se iban a notar sus funciones y designios.

Además, al poco de comenzar el año se confirmaba que la ‘Selectividad’ adelantaría sus fechas para celebrarse a inicios de junio en primera convocatoria y, como gran novedad, la segunda se adelantaría a julio, algo que suscitó gran polémica.

Asimismo, el 19 de enero se anunciaba que la Universidad de Salamanca sería el escenario de una ‘TV Movie’ para Televisión Española y que se enmarcaría dentro de los actos del VIII Centenario. En un primer momento llamada ‘Cognitio’, finalmente fue rebautizada como ‘Asesinato en la Universidad’ y fue estrenada en el mes de noviembre.

Febrero continuaba con los estudiantes que habían interrumpido en la ceremonia de investidura doctor honoris causa de Jean Claude Juncker realizando un crowdfunding para pagar la multa que les iban a poner (si bien, hoy en día, sigue el juicio pendiente para tres de ellos, mientras que uno ha sido absuelto).

Continuaban los actos académicos (visita de Alfredo Pérez Rubalcaba) y no tan académicos (fiestas del CODEX) en un mes donde los seminarios se sucedían. También una nueva manifestación contra la Cátedra de Tauromaquia (que Ricardo Rivero suspendería meses más tarde) y, sobre todo, destacaba que el rector recogía la Medalla de Oro de las Cortes de Castilla y León, que le otorgaba esta cámara al Estudio salmantino.

En marzo se celebraban unas nuevas elecciones, esta vez para elegir a los representantes de los y las estudiantes en el Claustro. Pero sobre todo, marzo era el mes de la mujer. El 8 de marzo, Salamanca entera se movilizó en pos del Día Internacional de la Mujer. Y la Universidad también se vería inmersa, con piquetes desde primera hora del día que lograron cerrar el Rectorado y con decenas de miles de sus estudiantes saliendo a la calle a protestar por una igualdad justa y real.

Este era también el mes de un concierto que los asistentes no olvidarán aunque a muchos no les gustase. Bob Dylan acudió a Salamanca con motivo del VIII Centenario de la USAL, y lo hizo entre la polémica de no dejarse grabar ni fotografiar, de no cantar sus canciones más conocidas o de ni siquiera saludar, varias de las quejas de muchos de los que fueron.

El ‘Caso Cifuentes’ que puso en jaque al sistema universitario de posgrado

En abril era cuando saltaba la noticia. Eldiario.es destapaba el ‘Caso Cifuentes’, en el que una Catedrática de la Universidad de Salamanca se veía implicada, ya que la por aquel entonces presidenta de la Comunidad de Madrid había aprobado varias asignaturas con firmas de profesores falsificadas, entre ellas las de Ángela Figueruelo.

Esta interpuso acciones legales, dando lugar a la investigación, imputando al director del instituto donde se impartía el máster y siendo una de las primeras en declarar atestiguando la falsificación de su firma, lo que posteriormente obligaría a Cifuentes a dimitir (además de un vídeo filtrando donde robaba unas cremas).

También se celebró Startup Olé, un evento de emprendimiento que es “el más potente organizado por una universidad pública en todo el mundo”, como aseguraba en una entrevista a este medio su CEO, Emilio Corchado, y que contó con la visita del Rey de España, Felipe VI, y del presidente de la República de Portugal, Marcelo Rebelo da Souza, que posteriormente presidían un acto de hermanamiento y, días más tarde, le otorgaba la Orden de Santiago de la Espada.

La Universidad de Salamanca no sólo estrechó lazos con Portugal, sino que lo hizo con Japón. De hecho, los emperadores de este país homenajearon al Estudio salmantino, un acto también sin precedentes.

Abril también era el mes de las primeras graduaciones, que se iban a prolongar hasta finales de junio, y el 14 de dicho mes se homenajeaba a los profesores y estudiantes represaliados por el franquismo. Y, para cerrar el mes, la Universidad Pontificia investía doctores honoris causa a César Alierta y a Juan José Almagro.

Mayo no se iba a quedar atrás en importancia, ya que iba a celebrase el Encuentro de Rectores Universia, que reunía a más de 700 rectores de todo el mundo que sentarían las bases de la universidad del futuro y que también contó con la presencia del Rey (y del presidente de Portugal) así como de Mariano Rajoy en uno de sus últimos actos como presidente.

Matacán también quería homenajear en medida de lo posible al VIII Centenario y lo hacía con un gran festival aéreo que lleno de asistentes la base militar en uno de los espectáculos más bonitos vistos en tiempo. Y no era la única institución, ya que la Casa Real de Moneda anunciaba la emisión de una moneda conmemorativa por la efeméride del Estudio charro.

Igualmente, se daban hechos menos festivos, como que ASPER le retirase el título de presidente honorífico a Enrique Cabero, pese a ser una asociación que él mismo fundó. Además, en mayo también iba a aparecer la USAL en televisión es distintos programas, como Saber y Ganar o Los Desayunos de TVE, que junto a diversos programas de radio y la prensa darían presencia en los medios a la institución salmantina.

Por último, se celebraría el ‘Encuentro Internacional Alumni-USAL VIII Centenario’ que reunía en Salamanca a más de 5.000 antiguos alumnos y amigos de la Universidad de Salamanca, en uno de los mayores actos de estas características celebrados en todo el mundo.

Aumenta el número de doctoras honoris causa hasta seis, con una séptima por llegar

Junio comenzaba con un congreso que homenajeaba la poesía de Fray Luis de León. Pero lo más destacable del mes era, además de la realización de la EBAU, de que el Claustro de Doctores aprobaba investir doctoras honoris causa a Victoria Camps y a Adela Cortina en un acto que se celebraría a finales de dicho mes, siendo así las primeras doctoras honoris causa desde María Telo (10 años después), siendo la cuarta y quinta mujer en poseer tal distinción.

Un mes en el que, además, la Facultad de Medicina estrenaba un quirófano avanzado de mínima invasión que era pionero en la región y que gozaba de la visita de la nueva vicepresidenta del Gobierno (Carmen Calvo, al acto de las honoris causa) del Ministro de Ciencia, Pedro Duque.

Además, a finales de mes tenía lugar el V Congreso Internacional del Español, que congregaba a más de 1.500 participantes y que coincidía con la llegada de centenares de alumnos a los Cursos Internacionales del Estudio salmantino. Igualmente, Ricardo Rivero otorgaba la Medalla de Oro de la Universidad de Salamanca al Parlamento Europeo, demostrando el carácter europeísta de la institución.

Julio, pese a que se pueda pensar lo contrario, no daba un respiro, ya que se iban a celebrar dos de las reuniones más importantes del VIII Centenario de la Universidad de Salamanca. Uno era la Reunión Científica de la Sociedad Española de Astronomía, que reunía a más de 400 expertos en la materia.

La otra, el congreso que más participantes congregaba en todo el año. Se trataba del Congreso Internacional de Americanistas, en el que más de 5.000 personas acudían al Estudio salmantino durante tres días para tratar temas de pensamiento americanista.

En agosto sí que se paralizaban (casi todas) las actividades de la USAL, si bien septiembre comenzaba con el Encuentro de Poetas en Red, preludio de un intenso mes para el Estudio salmantino, que en la inauguración del Curso 800 no iba a contar con la presencia de los Reyes.

Sin embargo, Felipe VI y Letizia no podían faltar ni a un acto que en el Centro de Láseres Pulsados, donde se les enseñaba la tecnología VEGA, uno de los láseres más potentes de España y que ellos activaban por primera vez; ni, sobre todo, a la ratificación y adhesión de varias universidades a la Magna Charta Universitatum, que actualizó en Salamanca los valores universitario y “puso al día” el documento.

Además, llegaban las novatadas que, pese a que desde el Rectorado trataron de evitarse con una fuerte campaña, se siguieron celebrando (aunque, eso sí, mucho más acotadas y controladas, también por la acción de la Policía, que evitó que el centro de la ciudad fuera escenario de las mismas).

La Universidad Pontificia también inauguraba su curso en un acto donde acudía el presidente de la Conferencia Episcopal (y Gran Canciller de la UPSA) y que hacía así que Salamanca viviese, de manera ‘oficial’ un año estudiantil más al completo.

La Escuela de Policía Nacional volvía a ser competencia de la USAL

En octubre se acometían grandes reformas para la Universidad de Salamanca. Se acordaba ceder el espacio del Botánico al Ayuntamiento de Salamanca para que este sea un espacio visitable, una suerte de museo.

Y se continuaba la reforma social, puesto que tenía lugar el acto de nombramiento de doctora honoris causa a Rebeca Grynspan, secretaria general iberoamericana, cuya aprobación había tenido en el mes de julio por el claustro de doctores.

Además, se presentaba UNIdiVERSITAS, el curso universitario que facilita el acceso a la universidad a personas con discapacidad intelectual con el fin de promover también su inclusión en el mundo laboral

Y regresaban, cómo no, las fiestas universitarias. San Lucas hacía que no sólo la Facultad de Medicina, sino todo el alumnado de la USAL celebrase el primer gran festejo del año universitario (algo a lo que San Alberto le daría continuidad en noviembre y el Fin de Año Universitario en diciembre).

Pero quizá lo más importante de este mes es que la Escuela de Policía Nacional de Ávila volvía a ser competencia de la Universidad de Salamanca, algo que se ratificaría en noviembre con el beneplácito de las Cortes.

Eso y que el Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana se entregaba, en esta ocasión, en el Paraninfo de la Universidad de Salamanca, con la presencia de la propia Reina Sofía así como del galardonado Rafael Cadenas.

Además, Ana Pastor acudía, para cerrar el mes, a la Universidad Pontifica donde alertaba de la necesidad de volver al constitucionalismo

En noviembre, más allá del controvertido estreno de ‘Asesinato en la Universidad’, Salamanca era sede del encuentro nacional de tunos de medicina de toda España, al que acudieron más de 500 participantes.

También llegaba a los bares un botellín de cerveza conmemorativo del VIII Centenario de una conocida marca, mientras que en lo estrictamente académico, se anunciaba la firma en diciembre de la Magna Charta Humanitatum, que pretende poner en valor las Humanidades y las Ciencias Sociales.

A finales de mes, CEA anunciaba que realizaría una consulta republicana en el Estudio salmantino, al igual que se está haciendo en otras muchas universidades europeas, y también se confirmaba que durante el próximo año habrá dos nuevos doctores honoris causa: Rocío Fernández-Ballesteros y Roberto Romero.

Ya en diciembre, ELE-USAL sumaba dos nuevas escuelas en China y se presentaba la edición de 2019 de Startup Olé, que será aún más grande. Y, para cerrar el año, el sistema del Servicio de Bibliotecas se caía, lo que impedía que los estudiantes pudiesen buscar sus libros o reservarlos. Además, los desnudos de los estudiantes de Adusal cobraban relevancia a nivel internacional, visibilizando su causa.

En definitiva, uno de los años más intensos y más importantes en la historia de la Universidad de Salamanca, especialmente de su historia moderna, y que ha sentado las bases para otros 800 años de historia.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído