¿Por qué hay tan bajos porcentajes de mujeres en las carreras de ciencias?: Los estudiantes opinan

El pasado lunes se celebró el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, una rama en la que todavía el hombre es mayoritario. El número de alumnas sigue estando muy por debajo en ciencias e ingenierías pese a que superan a los hombres en el total de matriculaciones

 Stem Talent girl (6)
Stem Talent girl (6)

La ciencia entre las mujeres ha estado muy presente durante la pasada semana. No en vano, el lunes se celebró el Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, una rama cada vez menos en duda por, incluso, su rentabilidad económica. 

Sin embargo, esta jornada parece idónea en un mundo mayoritariamente de hombres, casi el único en el que esto ocurre. Así, según los datos recogidos en el Libro Blanco de 2007, España contaba con un mayor número de mujeres matriculadas en la educación universitaria y solo en las ramas de Ciencias y Matemáticas e Ingenieria, las cifras de los hombres dominaban de manera importante. De hecho, apenas el 35,1% y el 30,4% eran mujeres en este ámbito. 

Algo similar ocurre en cuanto a las lecturas de tesis doctorales, si bien en este caso en Ciencias, Matemáticas y Computación, el número de mujeres se amplía hasta casi el 50%. No así en las diferentes ingenierías, en el que el porcentaje se mantiene, según Científicas en Cifras en datos de 2012. 

Más alto en el nivel académico, en cátedras y plazas fijas, la diferencia entre el hombre y la mujer es aún mayor, lo que contrapone con los datos de matriculaciones. Una vez más, también en este caso, las ingenierías y las ciencias son las que menor proporción tienen de mujeres. De hecho, en referencia a las cátedras de ingeniería y tecnología, las diferencias son de nueve hombres y una mujer y en humanidades, por ejemplo, superan el 20%, cifra también baja. 

¿Qué opina la gente de la calle sobre el tema?

La Encuesta de Inserción Laboral llevada a cabo por el Instituto Nacional de Estadística insiste en los anteriores datos con más mujeres tituladas con respecto a los hombres. Así, en el curso 2009-2010, 118.899 mujeres obtuvieron una titulación universitaria frente a 78.636 hombres, lo que significa que un 60% de los que obtuvieron una titulación universitaria en ese año eran mujeres. 

De hecho, si desglosamos estos datos por ramas científicas, vemos que el mismo patrón se repite en todas las ramas a excepción de una. En ingenierías y arquitectura, el porcentaje de titulados varones se encuentra por encima del de mujeres. Del total de los 44.448 egresados en esta rama, 31.579 son hombres y 12.868 son mujeres, lo que supone un 71% de varones frente a un 29% de mujeres. 

¿Qué es lo que ocurre? ¿Por qué las mujeres optan menos por estas titulaciones en concreto respecto a varones si en principio no hay nada que las impida elegir este tipo de carreras? De hecho, las normas es que haya más tituladas que titulados por lo que se ha preguntado a tres mujeres y un hombre relacionados con los estudios en ramas científicas. 

Rebeca, de 27 años, estudió un Grado en Comunicación Audiovisual y acaba de terminar un Máster en Fotografía en Madrid. En un principio, acabó el bachillerato científico-técnico con la intención de estudiar una ingeniería. “Mi padre se llevó un chasco. En Segundo de Bachillerato decidí hacer Comunicación porque a mi lo que me gustaba era la fotografía", dice Rebeca. 

Además, asegura no haberse arrepentido, aunque también cree que habiendo estudiado una ingeniería posiblemente tuviera mayor facilidad para encontrar trabajo en la actualidad.

El de Marina es otro caso. Estudió Ingeniería Industrial en Bilbao y actualmente se encuentra trabajando en la academia de sus padres dando clases de refuerzo a alumnos de Bachillerato y ESO para ahorrar dinero para un Máster en el futuro. Cuenta que en su clase sí había bastantes chicas, aunque hubiera reductos en los que solo parecían participar chicos. “Estaba la fórmula en la que la uni pagaba y los estudiantes montaban un coche para competir con otras universidades en el mundo. Un amigo estaba loco por el tema y ahora que lo pienso eran todo chicos”, recuerda. 

Lucía, de 31 años, optó por Enfermería, aunque después de dejar Químicas. "Me encantaba lo de mezclar cosas pero luego en la carrera la cosa era distinta. Había mucho que estudiar", afirma, por lo que acabó estudiando Enfermería, de lo que ejerce actualmente. 

Sin embargo, sí le parece raro que haya menos mujeres en las ingenierias, justamente lo contrario que en Enfermería. "Sí que hay diferencias. En Enfermería somos casi siempre todo tías. Ingeniería me imagino que será un poco lo mismo". 

Un joven de 23 años también decidió responder desde el otro ámbito. Él comenzó Ingeniería Informática, aunque no la acabó. "Había muy pocas chicas en clase. Lo que más llamaba la atención eran los especímenes que había en clase. Todos viciados a videojuegos", cuenta, al tiempo que refiere que la pocas chicas apenas se relacionaban con ellos. 

A la hora de preguntar sobre el por qué de esta brecha entre hombres y mujeres en las ramas científicas, en concreto en ingenierías y arquitectura, los cuatro han respondido de diversas formas. Para Rebeca, cada uno es libre de elegir lo que quiere aunque sospecha que a gran escala las mujeres orientan su elección de forma distinta que los hombres debido a que recibimos una educación distinta según seamos hombre o mujer. “Que cada uno haga lo que quiera, pero que a nosotras nos enseñan desde pequeñas a querer un cierto tipo de cosas y a ellos otras. 

Por otro lado, Marina no se atreve a dar una opinión formada: “Si que es raro, pero tampoco sé mucho sobre el tema. Igual es porque lo eligen así y ya está”. Lucía valora la cuestión poniéndose en la tesitura de si ella tuviese que estudiar este tipo de carreras: "Yo es que no me veo así como ingeniera", comenta

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído