En el marco de la semana verde de la Universidad de Salamanca, la Oficina Verde ha presentado el informe extraído del estudio sobre el estado de salud de la secuoya de las Escuelas Mayores. El trabajo ha sido desarrollado por el profesor José Sánchez, director del CIALE, y por Carlos Bernabéu de Arborea. Los resultados han sido consecuencia de la aplicación de un sistema informático de Arborea, que mediante cámaras fijas en el claustro han hecho un barrido por toda la superficie del árbol.

De esta manera, han conseguido monitorizar los defectos y llevar a cabo análisis estadísticos para observar patrones que influyen en el estado del árbol. Una de las conclusiones más plausibles es que la parte alta que vive a la intemperie, sin el corsé que ejerce el claustro sobre la parte inferior, está en mejores condiciones. Al parecer, numerosos pájaros duermen en la parte interior de la secuoya y sus deyecciones producen que afloren distintos parásitos. Uno de ellos se trata de la cochinilla, que está muy extendida y el otro es el pulgón, una de las especies más dañinas para la vegetación.

La secuoya, que acumula unos 150 años de edad presenta un estado de salud aceptable, según el profesor José Sánchez. El informe incluye una serie de unas medidas para poner solución a los inconvenientes que pueden acordar la duración de su vida. ?Como no nos parece correcto usar pesticidas, proponemos utilizar una especie de mariquitas que tienen como alimento principal las cochinillas y el pulgón?, según José Sánchez. Esta ?lucha biológica? tendría un coste mínimo para las arcas de la Universidad.

Para combatir las deyecciones y optimizar la salubridad del entorno de la secuoya utilizarán la limpieza a presión que comenzará en verano. Además, intentarán aprobar un proyecto para extender una fina red metálica y evitar de este modo el acceso de los pájaros para dormir en las ramas del centenario árbol de la Universidad.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído