Randstad Professionals, la empresa especializada en la selección de perfiles directivos, técnicos y de responsabilidad, ha analizado el mercado laboral de los profesionales españoles tomando como referencia su edad, sexo y nivel de formación. En este sentido, el informe pone de manifiesto que existen diferencias significativas para el acceso a un empleo en función de la región en la que se ubica el profesional, pero el condicionante más influyente para conseguir un empleo es el grado de formación académica alcanzado.
 
A nivel nacional, el Instituto Nacional de Estadística (INE), en la segunda oleada de 2014, reflejaba que existen en España más de 8,4 millones de profesionales con estudios universitarios, Ciclos Formativos de Grado Superior o formación académica más elevada, como másteres o doctorados, entre otros.  El informe revela que el 85% de los profesionales con estudios superiores está trabajando actualmente en España. Sin embargo, la región en la que reside el potencial empleado repercute de manera directa en su acceso al mercado laboral. 
 
De esta manera, Navarra, País Vasco y La Rioja son las comunidades autónomas en las que los profesionales con formación académica superior encuentran más facilidades para acceder al mercado laboral. En el caso de las dos primeras, más del 90% de los empleados con este nivel formativo están trabajando, mientras que en La Rioja este porcentaje se sitúa en el 89,3%.  De la misma manera, estas tres regiones son las que registran las tasas de desempleo más bajas en España cuando se analiza la población activa en general, sin tener en cuenta su formación académica. De hecho, son las únicas comunidades, junto a Madrid, Baleares y Cantabria, que registran tasas de desempleo por debajo del 20%.
 
En el lado opuesto se sitúan Canarias, Andalucía y Castilla-La Mancha, las tres comunidades autónomas donde estos profesionales se enfrentan a mayores dificultades para encontrar un empleo. En estos casos, el porcentaje de trabajadores con formación académica elevada alcanza niveles cercanos al 80%; es decir, dos de cada diez personas con estudios universitarios o formación similar se encuentran desempleados.
 
Otro de los factores que más influyen en el acceso al mercado laboral está relacionado con el sexo de los trabajadores. El estudio llevado a cabo por Randstad Professionals desvela que el acceso al mercado laboral es más complicado para las mujeres que para los hombres. La tasa de ocupación a nivel nacional entre los profesionales con educación superior se sitúa en el 85,5%, un ratio que alcanza el 87,1% en el caso de los hombres. Entre las mujeres, por su parte, el porcentaje se reduce hasta el 84,1%. La diferencia por comunidades autónomas, en este caso, también es significativa. Tan solo en Cantabria y Extremadura el porcentaje de mujeres con formación académica elevada que está trabajando es superior al de hombres.
 
Más mujeres con formación superior, pero menor tasa de ocupación

La última de las diferencias analizadas por el informe Randstad sobre la ocupación de los profesionales hace referencia a la edad de los trabajadores. Según las conclusiones extraídas, los profesionales con estudios superiores de mayor edad registran tasas de ocupación más elevadas que los jóvenes. En este sentido, nueve de cada diez (89,9%) mayores de 45 años que cuentan con formación académica elevada tienen empleo. Este índice desciende al 86,4% para aquellos que tienen entre 30 y 45 años. Los profesionales más jóvenes con estas características, los menores de 30 años, registran una tasa de ocupación del 73,1%.

 
Asimismo, en este caso los hombres presentan una mayor empleabilidad, en términos generales, que las mujeres, salvo en la franja de edad más joven, la de los profesionales menores de 30 años. En este colectivo, la tasa de ocupación de las mujeres alcanza el 74% frente al 72% en los varones. Hay 543.300 mujeres con formación académica avanzada que desarrollan su actividad actualmente, frente a 367.000 hombres en la misma situación. Entre los 30 y los 45 años se encuentra el grueso de los trabajadores con titulación universitaria o Ciclos Formativos de Grado Superior. Es en este rango de edad donde las diferencias en tasas de ocupación son más evidentes. Los hombres registran un 88,4%, cuatro puntos por encima a la tasa entre las mujeres, 84,3%.  Por último, el colectivo de los mayores de 45 años es el único que cuenta con más hombres que mujeres, tanto activos como ocupados y desempleados. Aquí la mujer registra una tasa de ocupación del 89,4% frente al 90,3% en hombres.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído