La Universidad de Salamanca acaba de poner en marcha un nuevo servicio de bioinformática que se integra dentro de la Plataforma de Apoyo a la Investigación NUCLEUS. Esta unidad nace para dar soporte a los científicos del campo de la biología que tienen que analizar grandes cantidades de datos debido a que trabajan con tecnología cada vez más sofisticada, por ejemplo, en el ámbito de la secuenciación de ADN. Para dar a conocer sus posibilidades a los investigadores, el Servicio de Bioinformática se ha presentado hoy en el Instituto de Neurociencias de Castilla y León (INCYL) de la Universidad de Salamanca.

Carlos Prieto, técnico del servicio, ha explicado en declaraciones recogidas por DiCYT que su trabajo consiste en ?analizar datos de origen biológico, sobre todo procedentes del ámbito de muestras ómicas?, es decir, de campos como la genómica, que estudia los genomas, o la proteómica, que estudia la proteínas.

Además de estudiar los datos que proporcionen esas muestras, el servicio también se dedicará a la producción de software para el ámbito de la bioinformática y, en general, a ofrecer un apoyo a las investigaciones de los científicos ?para que puedan desarrollar su trabajo en el ámbito de la biología de nueva generación?.

?Hoy en día la bioinformática ofrece un apoyo importante para las ciencias biológicas porque se está generando un gran volumen de datos que de otra manera no se podrían analizar?, asegura el experto, formado en el Centro de Investigación del Cáncer (CIC) de Salamanca en el grupo de investigación de Bioinformática y Genómica liderado por Javier de las Rivas. Esta disciplina ?va a permitir transformar los datos en conocimiento útil para que los científicos puedan sacar conclusiones válidas?.

Dentro de la biología, las áreas a las que se puede aplicar son muy variadas, desde la biomedicina hasta la veterinaria o la microbiología, ya que ?en realidad todas están trabajando con datos ómicos y creemos que la bioinformática es un soporte necesario que tiene que aportar la Universidad de Salamanca?.

Con apenas tres meses de existencia, el nuevo servicio de NUCLEUS ya ha suscitado interés más allá de la Universidad de Salamanca y tiene previsto trabajar con otras instituciones académicas, como la Universidad de Cantabria.

Entre los proyectos a los que ya está dando soporte destaca el campo de la secuenciación de nueva generación. ?Estamos trabajando con datos del ámbito biomédico, con enfermedades como linfomas y melanomas; y próximamente en el ámbito de la neurología, en concreto con un proyecto sobre esquizofrenia?, detalla Carlos Prieto.

Para realizar este trabajo no es necesaria una infraestructura sofisticada, puesto que el técnico del Servicio de Bioinformática trabaja con un ordenador convencional, pero cuenta con el apoyo de centros de supercomputación que permiten realizar cálculos complejos.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído