El Rector de la Universidad de Salamanca solicita a la Junta "el cumplimiento de su compromiso del incremento presupuestario"

"Esta tierra destaca por su apuesta educativa, por su convicción en las ventajas a largo plazo de formar a las sucesivas generaciones en centros de saber"

Apertura curso académico
Apertura curso académico

El rector de la Universidad de Salamanca, Ricardo Rivero, declara inaugurado, en nombre de, su majestad Felipe VI, el nuevo curso académico 2021- 2022, ante rectores, decanos, directores y el presidente de la Junta de Castilla y León entre otros. 

El acto ha tenido lugar en el Paraninfo del Edificio Histórico de la Universidad de Salamanca en la que la ponencia de la memoria ha estado a cargo de la Doctora María José García Barrado, secretaria general de la Universidad. Por otro lado, la lección inaugural la ha realizado la Doctora María Ángeles Serrano García, Catedrática de Bioquímica y Biología Molecular en el Departamento del mismo nombre en la Universidad de Salamanca.

El comienzo del discurso del rector Ricardo Rivero ha comenzado expresando su gratitud al esfuerzo de toda la comunidad universitaria, "a las circunstancias expresadas por la secretaria general en su memoria, en la mente de todos, cada profesora y cada profesor, cada trabajador y trabajadora de la Usal que estuvo en su puesto, cada estudiante que valoró la educación que se le ofrecía, la Universidad no cerró sus puertas ni un solo día. Ni la tormenta de nieve tras las navidades, ni las sucesivas olas de la pandemia lograron interrumpir el servicio público de educación superior". Además, ha querido recordar que "la actividad presencial estructurada reducía los riesgos frente a la vida social de las vacaciones, poniendo de manifiesto la convicción de miles de personas a favor de salvar su formación, de grupos de investigación volcados en sus tareas con las mascarillas puestas". "El sistema universitario de Castilla y León ha demostrado su voluntad y sus capacidades. Esta tierra destaca por su apuesta educativa, por su convicción en las ventajas de largo plazo de formar a las sucesivas generaciones en centros de saber", expone.

Rivero ha expresado que en este curso adquieren el compromiso de "impulsar la atracción de proyectos que multipliquen la inserción laboral, empleabilidad y emprendedurismo de nuestros estudiantes, impulsados hace años por excelentes profesionales en el Sipe".

Ha querido hacer, además, hincapié en su discurso en la petición a la Junta de mayor financiación para incrementar las retribuciones del PDI y del Pas. "Solicito a la Junta de Castilla y León el cumplimiento de su compromiso del incremento presupuestario para las universidades públicas, vinculado al número de estudiantes y el posicionamiento en rankings de investigación. En el caso de la Universidad de Salamanca, el techo de gasto del capítulo de personal debería incrementarse notablemente, porque atendemos a muchos más estudiantes, necesitamos más personal para realizar cada vez más tareas; una labor excelente de investigación que reclama recursos. En otras comunidades autónomas las retribuciones son más elevadas.  Por eso reclamaremos carrera profesional y complementos retributivos adicionales. Y equiparación salarial con otras comunidades autónomas del PDI y el PAS". 

El rector ha concluido dirigiéndose al presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, diciendo "Las Universidades se han ganado el derecho a una mayor inversión de recursos, un techo de gasto elevado en el capítulo de personal para aproximarlo a lo digno en una tierra desarrollada, este territorio europeo, admirado en América, el de Castilla y León, el de Salamanca, el poder de un nombre, de un conjunto de palabras que expresa un fondo de alegría, de libertad de ideas, de miles de horas de estudio, de reuniones de gentes pensantes y reflexivas, críticas y capaces de ver quien hace que, cuáles son sus resultados, que ha aportado, donde estábamos y donde estamos". 

Acto seguido ha tenido lugar la ponencia de Fernández Mañueco, quien ha declarado que el objetivo de la Junta es "potenciar la investigación y consolidar una autentica carrera investigadora", además de que es necesario "forjar y fijar una posición común con las universidades de cara a una reforma”.

Asimismo, ha afirmado que la adecuada regulación de la Universidad es una auténtica cuestión de Estado y que su reforma debe llevarse a cabo a través de “un intenso diálogo y en busca de un deseable consenso” con las comunidades autónomas y con las propias instituciones académicas. “El compromiso de mi gobierno es forjar y fijar una posición común de Castilla y León y sus nueve Universidades, de cara a esta reforma”, que debe contar además con la adecuada coordinación entre los departamentos del Estado con competencias en la materia.

En este sentido, ha considerado que el sistema universitario necesita reformas de calado en asuntos como la financiación, los recursos humanos y su propia autonomía, pero que estas reformas deben estar alejadas de directrices y consignas políticas.

Durante su intervención en el acto formal de inauguración del curso académico, el presidente ha defendido la apuesta por la presencialidad, lo que en este nuevo curso se ha visto recompensado con un notable incremento de los alumnos, que se sitúa en torno al 12%. Junto a ello, Fernández Mañueco ha reivindicado la bajada de las tasas universitarias como uno de los grandes compromisos del Ejecutivo autonómico, que en lo que va de legislatura se han reducido en un 23% en cuanto a los grados, lo que se encuentra por debajo de la media nacional. También se ha reducido el coste de las primeras matrículas de máster hasta la media de las universidades españolas y el objetivo es que en el próximo curso se aplique otra bajada hasta situar los precios en niveles de 2011, según ha anunciado el presidente.

A ello hay que añadir un sistema propio de becas que se ha ido ampliando hasta beneficiar a más de 11.000 alumnos, lo que permite seguir mejorando la igualdad de oportunidades en el acceso a la Universidad. En este punto, el presidente ha vuelto a reclamar la necesidad de una EBAU única en todo el territorio como puerta de entrada a un distrito universitario único, algo que técnicamente es posible a partir de un pacto de todas las CCAA en la Conferencia Sectorial de Educación. “Un sistema con 17 criterios de evaluación distintos genera desigualdad, y  los más perjudicados son los que más se esfuerzan, los que más se han preparado”, ha afirmado Fernández Mañueco.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído