​La Universidad de Salamanca refuerza su plantilla docente con 158 plazas y queda a la espera de un aumento de la financiación para realizar ‘fichajes’

El Consejo de Gobierno de la Universidad de Salamanca ha aprobado en la mañana de hoy cuatro planes de dotación de plazas de profesor universitario, algo sin precedentes en la última década. Si la Junta asume la financiación total del Capítulo 1 se podrían desarrollar planes de profesorado de excelencia para incorporar a catedráticos y catedráticas 

 consejo de gobierno de la usal
consejo de gobierno de la usal

El Consejo de Gobierno de la Universidad de Salamanca ha aprobado en la mañana de este jueves cuatro planes de dotación de plazas de profesor universitario, lo que permitirá reforzar la plantilla en 158 nuevos docentes, algo “no visto” en la última década, tal y como ha señalado el rector, Ricardo Rivero.

De hecho, el rector ha indicado que, durante la última década la crisis económica, la escasez de tasa de reposición y el envejecimiento de la plantilla han afectado muy negativamente a la composición del profesorado del Estudio salmantino. Esta situación se mejorará gracias a las medidas adoptadas, que han sido desarrolladas como “planes de urgencia” ya que eran “imprescindibles”.

En concreto, el conjunto de plazas creadas se desglosa en un total de 82 plazas de profesor ayudante doctor, de las cuales 70 son nuevas, y 12 se generan por amortización de plazas de profesores asociados y lectores; 61 adscritas a la figura de profesor contratado doctor, ocho de las cuales son plazas de profesor vinculado a una plaza del Hospital Universitario; y 15 plazas de profesor titular.

Esta oferta de empleo público se estructura en cuatro planes propuestos por el Vicerrectorado de profesorado y aprobados en Consejo de Gobierno y se puede calificar como una “política de renovación generacional”, tal y como aseguró Ricardo Rivero, quien también afirmó que la política de refuerzo “podría ser más completa” si se atendiesen las necesidades de financiación de la Universidad de Salamanca.

Por ello, de momento le han dado “énfasis y prioridad absoluta” a reforzar una plantilla mermada por las jubilaciones y la escasa tasa de reposición, pero el rector ha indicado que, si la Junta de Castilla y León asume la financiación total del Capítulo 1 del Estudio salmantino (una vieja demanda de la USAL), el Estudio podría desarrollar otros planes de profesorado vinculados a la excelencia.

Dicho planes permitirían incorporar a catedráticos y catedráticas y perfiles de otros tipos, puesto que recursos que ahora se destinan al personal básico que podrían dirigir a “completar la política de regeneración con fichajes, por decirlo de manera popular”. Unos “fichajes senior” que se complementarían con “programas propios de investigación, mejora de infraestructuras y una mejor atención a los estudiantes”.

Eso sí, Rivero se mostró ilusionado ya que, por los documentos que han podido conocer, parece que “estaría entre los compromisos de un eventual y futuro Gobierno regional” el asumir el gasto del servicio público básico de personal (tanto del PDI como del PAS), lo que desahogaría el presupuesto de la Universidad de Salamanca.

Un plan de 158 plazas de las que 70 son de nueva creación y el resto para consolidación de la plantilla “si ganan sus concursos”

En primer lugar, el Plan de Estabilización-Promoción, basado en la tasa de reposición, contempla la creación de ocho plazas de profesor contrato doctor, vinculadas para las áreas biomédicas; 53 plazas de profesor contratado doctor, para permitir la promoción de aquellos profesores ayudantes doctores que finalizan sus contratos; y 15 plazas de profesor titular para permitir la promoción de profesores ayudantes doctores y profesores contratados doctores.

Por su parte, el Plan R3 (rejuvenecimiento, renovación y recuperación) consiste en la dotación de 55 plazas nuevas de profesor ayudante doctor destinadas a aquellas áreas en las cuales el efecto de las jubilaciones ha incrementado notablemente la carga docente. Con este nuevo plan se trata de contener los efectos negativos que el final de la vida laboral de decenas docentes ha tenido sobre la plantilla.

Asimismo, el Plan Adenda favorece la dotación 15 plazas nuevas de profesor ayudante doctor para aliviar las necesidades docentes de aquellas áreas con mayor reducción docente por la suma de tareas de investigación y gestión.

Finalmente, el Plan de Estabilización de profesores asociados y lectores, por el cual se dotan 12 plazas de profesor ayudante doctor, para la estabilización de aquellos docentes que sean doctores y cuenten con la acreditación a la correspondiente figura.

Ricardo Rivero concretó que más allá de esas 70 plazas de nueva creación, el resto se trata para consolidar a la plantilla que ya se encuentra en la Universidad de Salamanca “siempre y cuando ganen sus concursos”, condición necesaria para acceder a la titularidad de las plazas promocionadas.

El vicerrector de Profesorado, José María Díaz Mínguez, presente en la rueda de prensa, también matizó que las plazas se han convocado en función de las necesidades de las distintas facultades según las jubilaciones que se han dado en las diferentes áreas así como al número de estudiantes que existen.

En cualquier caso se trata de “158 profesores reales, no son plazas de investigadores, sino de profesorado” que, como también reflejó, permitirá “desprecarizar la plantilla y mejorar sustancialmente su salario y sus condiciones laborales”.

Aumento “significativo” de preinscripciones para los grados y másteres de la USAL

Y es que otra de las características que vienen a colación con el aumento de profesorado es el aumento significativo de las preinscripciones de nuevos estudiantes tanto para los grados como para los posgrados de la Universidad de Salamanca.

El rector ha recordado que, si bien ese aumento no significa necesariamente que finalmente se incrementen las matrículas, sí que ha producido un crecimiento “significativo”, y ha pusto como ejemplo de que los 105 prematriculados que había el año pasado en Máster ahora hay más de 600. Una proporción menor pero también notable se da en los Grados y, “para más estudiantes, necesitamos más profesores”.

Apoyo a la investigación

Por otra parte, el Consejo de Gobierno ha aprobado también el programa II de Contratos Postdoctorales, mediante el cual se financiarán ayudas para la formación y especialización de recursos humanos en I+D+i, a través de Grupos de Investigación Reconocidos (GIR). Estas partidas económicas cubrirán la contratación laboral en el ámbito de la investigación de un máximo de 16 contratos postdoctorales a jornada completa por el periodo de un año prorrogable por otro, previa evaluación de resultados. En cualquier caso, la duración total de los contratos previstos en este programa y en sus ediciones sucesivas, si las hubiere, no podrá exceder los dos años.

El objetivo es incorporar a la Universidad de Salamanca investigadores con probada capacidad científica para fortalecer y/o fomentar líneas de investigación, colaboraciones científicas, y la participación en proyectos de investigación competitivos.

Entre los acuerdos adoptados destaca también la convocatoria de ayudas para sufragar un total de 25 contratos de personal investigador, mediante la modalidad de contrato predoctoral, en régimen de concurrencia competitiva, según establece el artículo 21 de la Ley 14/2011, de 1 de junio, de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación, para la realización de la tesis doctoral en un departamento, centro o instituto de la Universidad de Salamanca.

Con la aprobación de todas estas medidas, la Universidad de Salamanca “reafirma su decidida apuesta por la recuperación de la plantilla docente e investigadora”, en palabras del rector. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído