La Universidad, treinta años ayudando a construir Europa desde las aulas

Másteres, cátedras, centros de documentación o actividades culturales y académicas dan a conocer la labor de la Unión Europea

0 Comentarios

 La Universidad, treinta años ayudando a construir Europa desde las aulas
La Universidad, treinta años ayudando a construir Europa desde las aulas

Si uno se fija en los casi ocho siglos de historia de la Universidad de Salamanca, rápidamente descubrirá su clara vocación universal. Desde la quinientista Escuela de Salamanca, hasta las innumerables visitas y colaboraciones con distintas organizaciones de Japón y Latinoamérica, parte de los objetivos de esta institución se resumen en unos esfuerzos muy marcados por conseguir unas relaciones internacionales sólidas y duraderas. Así Europa, su espacio natural, no podía estar al margen de la política de internacionalización de esta institución.

La entrada de España en la Comunidad Económica Europea (CEE) y el comienzo de las relaciones de la Universidad de Salamanca con la institución continental prácticamente se dieron de forma simultánea. En 1986, el año en el que la adhesión se hace efectiva, también es el momento en el que aparece en el Estudio salmantino el Centro de Documentación Europea.

Trabajo comunitario, movilidad internacional, políticas y ayudas como la PAC… Aunque la Unión Europea tiene un carácter “continental” en su estructura, en sí misma ya es todo un “mundo”. El volumen de publicaciones oficiales, boletines, programas y proyectos es tal, que se hacen necesarios una serie de organismos que acerquen y faciliten el acceso de los ciudadanos a los documentos.

Un Centro para conocer las posibilidades comunitarias

Con esa intención surgen los Centros de Documentación Europea (CDE), lugares localizados en universidades -en la segunda planta de la Biblioteca Francisco de Vitoria, en el caso de la USAL- en los que principalmente investigadores y profesores, pero también todos los ciudadanos interesados, pueden consultar toda la documentación oficial producida por la Comisión Europea. Como explica el profesor Luis Norberto González Alonso, director del Centro, en Salamanca este lugar surge también con la intención de servir de “complemento” a la biblioteca situada entre Derecho y el FES, lo que ha llevado a completar la oferta documental disponible con una serie de monografías y obras especializadas en la UE. En la actualidad, el total de publicaciones disponibles en el CDE entre las oficiales y las complementarias asciende a casi 10.000 copias.

El CDE de la Universidad de Salamanca se ve completado en su labor de difusión por el Centro de Información Europea “Europe Direct”, con el que comparte sede. Aunque el CDE de la Universidad de Salamanca pertenece per se a la Red de Información Europea “Europe Direct”, el Centro “Europe Direct”, instituido en 2013, supone acercarse a la ciudadanía mediante unas actividades apoyadas de forma directa por la Comisión Europea. En la actualidad ambos centros salmantinos son el “punto de referencia europeo tanto en la ciudad como en su entorno”, tal como asevera el director de ambas entidades, Luis Norberto González. Esta declaración se basa por un lado en las cifras conseguidas – 5.462 visitantes el pasado año, de los cuales 3.019 acudieron a cursos, visitas y a solicitar información, y 2.443 a los actos organizados – y por otro en la patente colaboración de la sociedad con “Europe Direct”.

Por poner varios ejemplos, son varios los colectivos con los que el centro colabora de forma activa, como asociaciones vecinales, la Escuela Oficial de Idiomas, el Casino de Salamanca, la biblioteca de la Casa de las Conchas, la Diputación y el Ayuntamiento de Salamanca, la Fundación Salamanca Ciudad de Cultura y Saberes, con la que se organizan actividades dirigidas a escolares de entre 8 y 10 años para conocer la UE a través del juego, o los cines van Dyck, sede del ciclo de cine europeo en VOSE. 

Asimismo, gracias a sus actividades los centros “Europe Direct” juegan un importante papel en el apoyo a la difusión de la misión y los valores de la UE. En este aspecto la Universidad de Salamanca, a través de su Centro, servirá de “escaparate” en 2017 para la conmemoración de los 50 años de la firma de los Tratados de Roma. Estos acuerdos supusieron el origen definitivo de las Comunidades Europeas, puesto que significaron la creación de la Comunidad Económica Europea (CEE) y la Comunidad Europea de la Energía Atómica (CEEA-Euratom).

Másteres y cátedras para investigar sobre la UE

Pero para conocer una perspectiva completa sobre la génesis de la Unión Europea, también es necesario repasar la figura de Jean Monnet. Este francés de origen rural y vocación universal, hombre de rasgos afables y humilde temperamento, tuvo mucho que decir al respecto de una Europa unida y con un objetivo común.

Durante la II Guerra Mundial, en 1943, momentos en el que la balanza bélica comienza a inclinarse hacia los Aliados, Monnet ya supo entrever la problemática social del Viejo Continente. La configuración territorial europea, con estados demasiado pequeños como para “asegurar a sus pueblos la prosperidad y los avances sociales indispensables”, hacían necesaria la configuración de una “entidad europea” con una “unidad económica común”. En 1952 pasaría a convertirse en el primer presidente de la CECA, la primera institución que daría forma a la futura Unión Europea. Junto con los dos tratados firmados en Roma cinco años después, tanto la CECA, como la CEE y la CEEA-Euratom serán el germen de la Unión.

Este “Padre de Europa” hoy da nombre a una serie de actividades del programa “Erasmus+” de la Comisión Europea, dirigidas a impulsar la investigación sobre la UE, el diálogo entre Academia y políticos y la promoción de la ciudadanía activa. Fruto de estas acciones se creó la cátedra del mismo nombre, que ofrece un marco institucional a los profesores universitarios expertos en los estudios sobre la Unión. En la Universidad de Salamanca este asiento ha tomado forma de la mano de Juan Santos Vara, profesor del Área de Derecho Internacional Público, que presentó su titularidad junto con María Ángeles Serrano, vicerrectora de Internacionalización, el pasado octubre.

Esta cátedra se instituye en la Universidad de Salamanca con la intención de examinar el rol de la Unión Europea en las Relaciones internacionales. En este sentido, la cátedra contribuirá a fomentar las actividades académicas e investigadoras que se han venido dando en la institución educativa superior salmantina y el Área de Derecho Internacional Público. Tan solo en los últimos meses, más de diez altos funcionarios europeos han impartido una conferencia en la Facultad de Derecho. Así, se intensifican los contactos con la entidad comunitaria a la vez que se favorece “a medio y largo plazo” la internacionalización de la Universidad.

Aparte de la cátedra el profesor Santos Vara es coordinador de dos másteres de gran utilidad y enfocados a la formación de expertos en el entorno comunitario. El primero de ellos es el máster en Estudios de la Unión Europea que, en palabras del profesor, es “uno de los más consolidados que existen en este país, que se ha venido impartiendo de forma ininterrumpida en los últimos 10 años”, con el objetivo “claro” de formar profesionales que trabajen en el ámbito de las instituciones europeas, ya sea de forma directa o en empresas relacionadas.

El segundo de los másteres, creado en el curso 2015/2016, es el Máster Universitario en Gestión Estratégica de Fronteras, desarrollado de forma conjunta entre la USAL, la UNED y hasta otros cuatro centros europeos, y potenciado por Frontex, la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas. Este estudio de posgrado busca formar mandos conveniente preparados para abordar una cuestión tan peliaguda en la actualidad como son los bordes comunitarios. Crisis humanitarias como la Guerra Civil Siria, que ha obligado a millones de ciudadanos a buscar asilo fuera de su tierra, o los flujos migratorios, han provocado en las últimas décadas la pérdida de millones de vidas en el Mar Mediterráneo y el escepticismo en algunos ciudadanos europeos frente a la libre circulación de personas. Por ello es de capital importancia conocer cómo afrontar y gestionar este tipo de aspectos.

Tanto los másteres, como la cátedra o las investigaciones publicadas desde el programa de doctorado en Estado de Derecho y Gobernanza Global y relativas a la Unión Europea, son un claro ejemplo de la importancia de la Universidad de Salamanca dentro de esta institución. Así se demuestra con la relevancia del máster en Estudios de la Unión Europea, conocido a nivel comunitario; las actividades programadas, que “casi todas las semanas” llevan al Estudio salmantino una actividad relacionada con la UE, o la propia cátedra, una de las 147 seleccionadas entre 737 solicitudes.

Hacia una Europa común: el programa Erasmus+

Para terminar con este “breve” repaso es necesario echar un vistazo a la que quizá sea la acción más conocida de la Unión Europea: el programa Erasmus+. Esta iniciativa, que viene siendo la actividad estrella de la Comisión Europea desde su creación en 1987, en la actualidad ofrece a la comunidad universitaria una serie de posibilidades para su movilidad comunitaria y para la gestión de proyectos de todo tipo de manera conjunta con otros países asociados, entre los que también se incluyen desde 2014 una serie de territorios externos a la UE.

Como asevera la jefa del Servicio de Relaciones Internacionales de la Universidad de Salamanca, María Teresa Hernández Gallego, mediante la génesis del Erasmus se hizo posible que la idea de “una Europa común, una Europa de ciudadanos que pudieran disfrutar de condiciones académicas reconocidas y reconocibles, fuera una realidad”.

Si se atiende a las encuestas realizadas por los becarios, el programa Erasmus+ influye de una forma extraordinaria en sus usuarios. Estudiantes, profesores e investigadores conocen otro sistema educativo, se imbuyen en una cultura distinta y mejoran sus competencias lingüísticas a la vez que se acostumbran al trabajo en equipo internacional y amplían sus redes. Para todos ellos, asimismo, es clara la ventaja laboral que ofrece el participar en esta iniciativa, debido a las competencias ya mencionadas. Además, y no menos importante, el conocer un entorno distinto supone la eliminación de determinados prejuicios y favorece una visión más global e integradora hacia las personas de una procedencia distinta a la que uno está habituado.

La Universidad de Salamanca es uno de los centros denominados como de “alta movilidad”. Desde los inicios del programa, pese a tener un tamaño medio el Estudio salmantino ha acogido un gran número de estudiantes entrantes. En efecto, la USAL se sitúa entre las veinte primeras universidades receptoras de Europa en términos absolutos. La situación es similar con los estudiantes salientes. Ya en las cifras absolutas Salamanca está en “muy buena posición”, pero es en las cifras relativas - porcentaje de beneficiarios de un Erasmus entre el total de alumnos de la institución – donde destaca realmente. En definitiva, el programa Erasmus+ dota de una gran riqueza cultural a la comunidad universitaria y a la ciudad en general.

Ante una presencia tan fuerte tanto de actividades y proyectos relacionados con la UE, como de una oferta académica tan amplia y adaptada a todos los niveles, las posibilidades que ofrece la Universidad de Salamanca para conocer y participar de la Unión Europea son una de las claves de su internacionalización y de la participación activa de sus miembros en la vida comunitaria.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído