Los universitarios de España, Portugal y América Latina se muestran, en general, satisfechos con la aportación de la Universidad a su capacidad para incorporarse al mercado laboral. Es el resultado de un sondeo realizado por Universia, en el marco de los preparativos de su III Encuentro Internacional de Rectores, que contó con la participación de más de 20.000 universitarios de esas regiones, entre estudiantes, docentes y personal de administración y servicios.
 
En Brasil, y en México, los participantes de la comunidad académica de ambos países fueron los que mejor evaluaron la aplicación práctica de los conocimientos obtenidos durante la formación universitaria. Los países que forman la Península Ibérica obtuvieron una nota menor en esa pregunta. Brasil y México también destacan por mostrar las mejores evaluaciones de la enseñanza superior como un todo.
 
Por otra parte, el estudio evaluó a los docentes académicos en general, que recibieron notas de cero a diez en diferentes cuestiones. Según los universitarios participantes, la innovación en los métodos de enseñanza tuvieron una nota media de seis, en cuanto al nivel de conocimiento de la materia por parte de los docentes, y de siete para su capacidad pedagógica. La comunicación online con los profesores y el uso de herramientas como la Wikipedia en la producción de trabajos fueron evaluadas como medianas  
 
Importancia de la formación docente continua
 
Más de 6.000 profesores que respondieron al cuestionario, apuntaron que la formación continu de ser prioritaria para las instituciones. En este ámbito, la mejor evaluación fue la de los docentes mexicanos, seguida por los brasileños  y los demás países latinoamericanos y, por último, España y Portugal. Para José Jaime Rivera, rector de la Universidad del Sagrado Corazón (Puerto Rico), e integrante del Comité Académico del tercer Encuentro Internacional de Rectores Universia, el tema es de suma importancia y se debatirá en las jornadas presenciales del encuentro, en julio de 2014. 
 
Según Rivera, la formación continua es responsabilidad tanto del docente como de la institución académica, y ésta debe incentivarla. Afirma: “Creo que las tecnologías van a colaborar para que el profesor transforme la sala del aula en un espacio de diálogo y análisis, y menos en un lugar donde se presentan las técnicas”. El sondeo indica también que los profesores consideran que una red virtual de buenas prácticas docentes puede contribuir a la formación continua. 
 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído