Un VIII Centenario que sitúa a la USAL en la vanguardia de lo mediático y lo social

Además de ser protagonista en los medios de comunicación gracias a los diversos programas y películas de los que el Estudio salmantino ha sido y será protagonista, también ha estado en boca de todos gracias a que ha duplicado el escaso número de doctoras honoris causa que tenía

 CABERO 3
CABERO 3

Se habla poco de las universidades y, normalmente, se hace “cuando hay algún problema”. Es algo que reconoce el vicerrector de Política Académica y Participación Social, Enrique Cabero, en una entrevista a SALAMANCA24HORAS.

El también responsable del VIII Centenario, sin embargo, destaca que gracias a esta efeméride la USAL ha podido crear una marca que sirve para darse a conocer nuevamente, motivo por el que han buscado tener una mayor incidencia en los medios de comunicación. Además de las diversas apariciones audiovisuales con las que ha contado y contará, el Estudio salmantino también ha sido noticia en los medios nacionales por duplicar el escaso número de mujeres doctoras honoris causa que tenía (y que tiene, en comparación con los hombres), algo que ha generado un debate buscado.

Mediáticamente, también se ha cobrado más fuerza este año. Se han rodado programas de televisión (‘Masterchef’), TV Movies (‘Asesinato en la Universidad’) e incluso películas. ¿Este es un aspecto que las universidades españolas tienen un poco descuidado y en el que la USAL está siendo pionera a la hora de tener un nombre, que es lo que vende?

Me parece que, en general, no se valora suficientemente la importancia que tiene la comunicación a través de los medios de comunicación; a través de las redes sociales, por eso hay una nueva política de redes sociales en la USAL; a través, también, de la participación de organizaciones ciudadanas, de muy diversa índole, que genera un efecto de comunicación y de imagen muy relevante.

El VIII Centenario es, sobre todo, una gran ocasión para dar a conocer la USAL nuevamente. Es verdad que es una universidad muy conocida, pero también se puede recordar marcas comerciales que son muy conocidas en todo el mundo y hacen grandes campañas publicitarias todos los años. La imagen y la marca, por buenas que sean, necesitan darse a conocer. Siempre de manera permanente y explicar las novedades y aspectos que se desconocen, porque se siguen desconociendo también muchos aspectos de la USAL y de sus grandes aportaciones a la cultura universal. En definitiva, este es el gran año para dar a conocer todos estos extremos y creo que esos objetivos se van cumpliendo. No es fácil, porque es muchísima la información que se maneja a diario en todos los campos, y normalmente tampoco se habla mucho de las universidades en los medios de comunicación, sólo cuando hay algún problema, y este año hemos tenido buena prueba de ello.

Pero no se suele hablar demasiado de las universidades y es bueno que hablemos de la universidad española, porque este (el VIII Centenario) no es sólo un acontecimiento de Salamanca, sino de toda la universidad española. Un sistema universitario de bastante calidad a nivel internacional, muy reconocido. A veces tenemos estas ideas por las noticias que aparecen, por los rankings, que no es así. Si se analizan en profundidad estos rankings vemos que sí, que es un sistema universitario de mucha calidad el que tenemos en España, afortunadamente.

Y luego, esa otra importancia de la universidad en español, que representa nuestra Universidad, y que lleva a esa colaboración tan amplia. De ahí que estemos trabajando mucho, por ejemplo, con la Secretaría General Iberoamericana por la importancia que tiene. Porque no es sólo el nacimiento de la universidad en España, sino en español. Fue España, a través de Salamanca, el primer país que creó universidades fuera de Europa. Esto fue un gran paso en su momento y lo sigue siendo en la actualidad.

Y además coincide este año y lo hemos querido hacer coincidir con otro acontecimiento de estado muy relevante en América, que es la Reforma Universitaria de 1918, que se centró en la Universidad Nacional de Córdoba, Argentina, y que supuso la gran transformación del sistema universitario americano. Hemos querido unir las dos efemérides. El nacimiento de la universidad en español en Salamanca, en 1218, con la gran reforma, consolidadas las independencias de las repúblicas americanas y su sistema universitario, con este 1918 y su reforma locativa universitaria en las universidades americanas.

También el año del VIII Centenario se va a nombrar a tres mujeres doctoras honoris causa. Prueba de que la Universidad de Salamanca es consciente de los avances sociales.

Este fue un gran objetivo, y lo sigue siendo, naturalmente, del rector y del equipo rectoral. Y es seguir creciendo, en lo que son los valores y los principios propios de la Universidad en un estado social y democrático de derecho. Uno de ellos, claramente, es la igualdad, y habíamos detectado, que luego se ha convertido ya en un debate de ámbito estatal, que pocas eran las mujeres que habían sido reconocidas como doctoras honoris causa a pesar de sus grandes méritos académicos, ciudadanos, políticos y sociales.

Hasta el punto de que, a lo largo de toda su historia, la Universidad de Salamanca, que no era una excepción sino que es algo habitual, desgraciadamente, sólo había reconocido a tres mujeres, empezando por Santa Teresa en 1922, y luego una gran científica, por el Instituto de Neurociencias (Kirsten Kyelsberg Olsen), y una gran jurista, por el Programa de Estudios Interdisciplinares de Género (María Telo).

Ahora hay otras dos ya investidas. Dos grandes filósofas y representantes de la ética pública y de aspectos fundamentales en el pensamiento contemporáneo, como son Victoria Camps y Adela Cortina. El acto se produjo este curso, hace poco tiempo, y ahora está pendiente la investidura, que será próximamente, en el inicio del próximo curso, de la secretaria general de Iberoamérica, Rebeca Grynspan, otra gran mujer. Con lo cual, en lo que llevamos de VIII Centenario, de conmemoración, se ha duplicado ya el número y queremos generar este debate y se ha conseguido, porque medios de comunicación del ámbito estatal han ido entrando en ese debate, afortunadamente, para concienciar de la importancia que tiene la igualdad en el reconocimiento también del conocimiento, de la ciencia, de la actividad de las mujeres que estaban en esa materia que estaban también discriminadas históricamente.

Comentabas que “lo mejor está por venir”. La USAL tiene un pasado de sobra conocido pero, ¿cuáles son los objetivos que plantea la Universidad a partir de este VIII Centenario?

Queremos ser una universidad de muy alta calidad, seguir creciendo en calidad, que tiene niveles y estándares muy altos ya pero hay que crecer, no podemos conformarnos ni mucho menos; poder adaptar nuestras titulaciones de grado, posgrado y máster a las necesidades y el conocimiento contemporáneo. Por tanto, ser una universidad que se adapte, con un debate científico riguroso, a las necesidades sociales; seguir creciendo también en todo lo que está vinculado al empleo, la empleabilidad, el emprendimiento, con nuevos programas que se están desarrollando ya para que, hacia el futuro, también se preste un servicio adicional a la sociedad en este sentido.

Crecer en la creación y transferencia del conocimiento, con la investigación y con la innovación, que también repercute en la creación de bienestar y de riqueza. Y en definitiva, contribuir a través de la cultura, del deporte, de las políticas sociales en general, y de la participación ciudadana, a ser un instrumento en favor de la calidad de vida, de los derechos y de las libertades de la democracia.

Deportivamente, ¿se sigue creciendo?

Es una dimensión que se está subrayando desde el VIII Centenario, que ha sido la gran importancia de la USAL en el ámbito deportivo. Desde que el servicio se acabó de crear y consolidar con Carlos Gil Pérez, nuestro gran icono salmantino y español del deporte olímpico, con una plantilla de técnicas y técnicos deportivos de primerísimo nivel, muchos de ellos olímpicos.

Y con grandes resultados deportivos. Esta es una universidad que ha marcado época y, de hecho, es de las pocas que ha sido distinguida, en la década de los 90, por el Consejo Superior de Deportes (CSD), por su importante aportación e incluso lo que es la participación de estudiantes con discapacidad. Porque fue esta universidad la que en los años 90 propuso que en las competiciones universitarias hubiera también presencia de deportistas con discapacidad, algo que fue aprobado por el CSD.

En definitiva, en el deporte la USAL ha formado y sigue formando parte. Quiero destacar un programa muy importante, fue la primera además en ponerlo en marcha en España, que es el programa ‘Mercurialis’ del deporte universitario, que contempla ayudas y respaldo académico a los estudiantes que realizan deporte en el ámbito universitario.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído