El Jubileo Teresiano va más allá de la peregrinación a Alba de Tormes y Ávila

El Jubileo Teresiano va más allá de la peregrinación a Alba de Tormes y Ávila

El Año Jubilar Teresiano ha empezado este 15 de octubre en las localidades de Alba de Tormes y Ávila, lugares de la muerte y nacimiento de Santa Teresa de Jesús respectivamente. Concedido por el Papa Francisco ante la solicitud de diferentes instituciones religiosas y civiles, se alargará hasta el 15 de octubre de 2018. La condición de Año Jubilar se debe a que el 15 de octubre de 2017 cayó en domingo, día sagrado para la Iglesia, y espera repetirse cada vez que esto suceda.

Apartando a un lado los ingresos económicos derivados del turismo, el mayor beneficio del Año Jubilar desde el punto de vista religioso es la consecución de la Indulgencia Plenaria. Cualquier creyente que cumpla unos requisitos determinados puede conseguir esta Indulgencia Plenaria, pero también amigos y familiares difuntos por quienes se quiera aplicar. Es importante destacar que solo puede ganarse una vez al día.

Más allá de un documento

La concesión de la Indulgencia Plenaria va más allá de un simple documento atestiguado y sellado como ocurre en las rutas teresianas. En este caso, ‘la credencial’ sucede a un nivel interior y personal, “pero no menos intenso y fuerte”, asegura el Padre Carmelita Manuel Diego. Es por eso que, el creyente que consiga la indulgencia no recibirá un documento acreditativo, sino el perdón de Dios de una manera más profunda y personal.

La Indulgencia Plenaria se basa principalmente en el Catecismo de la Iglesia Católica, además del decreto vaticano del Jubileo teresiano y una interpretación actual por parte del Carmelo. Así, el Catecismo de la Iglesia Católica explica que conseguir la indulgencia significa para el creyente “obtener del Padre de la misericordia la remisión de las penas temporales debidas por sus pecados”, pero también impulsar al peregrino a realizar obras de piedad, penitencia y caridad.

El Jubileo Teresiano no es, por tanto, una simple excursión o peregrinación a pie hacia Alba de Tormes y Ávila; su significado espiritual va más allá. Entre los requisitos para ganar el Jubileo Teresiano durante este Año Jubilar destacan los necesarios para obtener la Indulgencia Plenaria. Pero además, la Iglesia propone otras circunstancias, medios y gestos que completan el viaje espiritual.

Requisitos para obtener la Indulgencia Plenaria

La Indulgencia Plenaria se obtiene con la visita a la Iglesia del Sepulcro de Santa Teresa en Alba de Tormes, excepto en el caso de enfermos, ancianos o impedidos. Esta visita es más interesante si es el final de una peregrinación recordando a la Santa andariega. También aparecen en los requisitos la confesión sacramental, antes o después de la visita a Alba; la comunión eucarística, mejor en una celebración completa y la recitación del Credo y la Oración a la Virgen María y Santa Teresa, intercediendo por la Iglesia y las intenciones del Papa Francisco.

Además de la Indulgencia Plenaria, la Iglesia matiza la visita en familia o en grupos cristianos en días clave como el 15 de octubre, todos los domingos, festividades religiosas o fechas relacionadas con la vida de Santa Teresa como circunstancias aconsejables para conseguir el Jubileo. Las fechas recomendadas son las siguientes:

  • 15 octubre 2017, solemnidad de santa Teresa
  • 25 diciembre 2017, solemnidad de la Navidad
  • 6 enero 2018, solemnidad de la Epifanía del Señor
  • 25 enero 2018, aniversario de la fundación teresiana del Carmelo de Alba de Tormes
  • 12 marzo 2018, aniversario de la canonización de santa Teresa
  • 28 marzo 2018, aniversario del nacimiento de santa Teresa
  • 1 abril 2018, solemnidad de la Pascua de Resurrección del Señor, la fiesta cristiana más importante
  • 4 abril 2018, aniversario del bautismo de santa Teresa
  • 24 abril 2018, aniversario de la beatificación de santa Teresa
  • 13 mayo 2018, Solemnidad de la Ascensión del Señor
  • 20 mayo 2018, solemnidad de Pentecostés o de la venida del Espíritu Santo
  • 3 junio 2018, solemnidad del Cuerpo y la Sangre del Señor (Corpus Christi)
  • 29 junio 2018, solemnidad de los apóstoles Pedro y Pablo, día del Papa
  • 16 julio 2018, fiesta de la Virgen del Carmen
  • 24 agosto 2018, aniversario de la fundación del primer convento de san José de Ávila
  • 27 agosto, fiesta de la Transverberación del corazón de santa Teresa
  • 4 octubre 2018, aniversario de la muerte de santa Teresa
  • 15 octubre 2018, solemnidad de santa Teresa y clausura del año jubilar

Pero las recomendaciones no acaban aquí. La idea de “peregrinar, leer y conocer a Santa Teresa” sería la práctica completa del Año Jubilar para asegurar “una experiencia teresiana viva, actual y no menos práctica y constructiva”, en palabras del Padre Carmelita Manuel Diego. De esta forma, la lectura de escritos teresianos, el conocimiento de su biografía, la visita a lugares teresianos y la peregrinación recordando su faceta de andariega completan el viaje espiritual hacia Dios y la Santa.

Tampoco faltan los gestos físicos para acompañar “con toda nuestra sensibilidad el movimiento de conversión al que nos invita Santa Teresa”, explica el Padre Carmelita. Gestos como tocar y besar el marco, las jambas o la puerta jubilar, arrodillarse y besar el suelo de la Iglesia o depositar una limosna con destino a los pobres y al culto de Santa Teresa ayudan a conseguir la Indulgencia. Para los albenses se reserva un gesto especial al entrar en la capilla del sepulcro primitivo y tocar la losa de pizarra del altar donde estuvo depositado el cuerpo de santa Teresa.                                                                                    

Comentarios
Lo más