?Las recientes encuestas realizadas por las Vocalías de la Organización Médica Colegial con la colaboración y participación de la CESM nos ofrece la situación laboral de la profesión y una imagen real de la Atención Primaria en el Sistema Nacional de Salud que viene a corroborar lo que desde CESM y otras organizaciones profesionales venimos denunciando desde hace años?, afirma Salvador Galán, secretario de Atención Primaria del sindicato médico CESM.

Respecto a la precariedad, considera que la crisis económica ha venido a agravar la situación deficitaria de la Atención Primaria con unas cifras de precariedad de los médicos de Familia y Pediatras cercana al 30% y cifras cercanas al 50% de inestabilidad laboral. Con las repercusiones asistenciales y de inadecuado ambiente para el trabajo en equipo, ?fundamental para la Atención Primaria a lo que hay que añadir las pérdidas de plantilla habidas, tras jubilaciones masivas y tasas de reposición leoninas?.

En que concierne a las cargas laborales, Salvador Galán explica que el incremento poblacional, la ampliación de cartera de servicios, creciente envejecimiento de la población y la disminución de plantilla, han ocasionado un aumento de las cargas laborales que afectan a la calidad asistencial y a la propia salud de los profesionales. ?Se ha demandado la evaluación de Riesgos Psicosociales en los profesionales, que los distintos Servicios de Salud están obligados a realizar y que nos aportaran datos aún más concluyentes de las condiciones angustiosas en que realizan su trabajo, día a día, un porcentaje alto de profesionales ocasionando un desgaste profesional que hay que prevenir y evitar?, añade.

Más hechos que palabras

Desde CESM Salamanca, su presidente, Jesús Arcaya, asegura que ?no bastan palabras de apoyo sino hechos que ayuden a dignificar esta profesión médica que atiende al ciudadano en el primer escalón de la asistencia médica?.

Por todo ello, considera necesario que las autoridades sanitarias se conciencien que es absolutamente básico que funcione con buenos y suficientes recursos la Atención Primaria. Recursos de todo tipo: económicos, de personal y organizativos. ?Todo lo que nos gastemos en calidad de la Atención Primaria redundará en una mejor eficacia en la atención al ciudadano y por ende servirá para obtener una mayor eficiencia del Sistema Nacional de Salud que además podrá servir, entre otras cosas, para que el acceso a la medicina Hospitalaria sea el más adecuado y útil para todos: profesionales y pacientes?, añade.

Además, Arcaya ve necesario ?que permitamos su acceso al manejo de pruebas complementarias para el diagnóstico y que estas sean consensuadas mediante vías clínicas con el Hospital. Que establezcamos nexos de coordinación y formación con el Hospital. Que desde el punto de vista laboral tengan unas condiciones de trabajo (sin acumulaciones ni jornadas excesivas, con una plantilla bien dimensionada para las cargas de trabajo, con un tiempo suficiente para atender a cada paciente) y un salario acorde con su titulación; formación; dedicación y responsabilidad?. Y ?que dignifiquemos su labor y su profesionalidad a veces incomprendida por la Sociedad. La buena atención a los enfermos crónicos es básico para todos más aún hoy día con tantas enfermedades crónicas y degenerativas. La docencia y la investigación son claves para una mayor motivación profesional?.

Cupos excesivos y pérdida económica

Por otro lado, los cupos excesivos que incumplen las recomendaciones hechas por las sociedades de Médicos de Familia y Pediatría hace décadas, conllevan un alto porcentaje (más del 40% en Medicina Familiar y 15% en Pediatría) de consultas con más de cuarenta pacientes. ?Las acumulaciones y masificación en consultas alcanzan cifras intolerables. Por si fuera poco se ha añadido la excesiva fiscalización que por parte de los gestores se ejerce sobre las labores asistenciales en Atención Primaria?, apostilla.

Otro problema que cita es la pérdida económica. ?Aunque el esfuerzo económico en esta época de crisis ha sido generalizado para la población, los médicos han soportado pérdidas de poder adquisitivo de media superior al 25% y variables dependiendo de la comunidad autónoma como viene siendo habitual en los estudios de retribuciones que desde CESM se publican. La profesionalidad de nuestros facultativos, hace que señalen en muchos casos, la perdida de personal como los cambios más sentidos. Esta merma retributiva sobreviene a unas retribuciones de las más bajas en nuestro entorno más próximo?, justifica Salvador Galán.

Finalmente, desde CESM destacan los déficits en docencia investigación y formación ocasionados por las excesivas cargas laborales y emocionales en los facultativos vienen a condicionar en muchos casos el Desarrollo Profesional. ?Es muy alto el porcentaje de ellos que dedican parte de su tiempo libre para estas tareas, un agravio con el sector de la enseñanza que tiene estipulado estos tiempos como laborales?, concluye.

 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído