“La imagen del alemán ha cambiado. Antes sonaba muy exótico, ahora resulta muy normal”, dicen los cinco profesores de alemán de la Escuela de Idiomas de Salamanca. Sin duda este idioma ha pasado de ser uno más a desatar un alto interés, dadas las posibilidades de encontrar trabajo en Alemania“.

Antes la gente lo aprendía porque tenía un amigo alemán, o el novio de su hija era alemán… Ahora lo aprenden por cuestiones de trabajo”, comentan entre sí. Las inscripciones para esta lengua han aumentado desde hace un par de años, coincidiendo con la crisis. El alemán ofrece muchas salidas que los salmantinos quieren aprovechar, aunque muchos impacientes optan por empezar la casa por el tejado, y se marchan al país sin haber aprendido previamente. “Que se desengañen, hay que ir por lo menos con un nivel básico. Muchos que se han ido sin saber alemán vuelven antes de haber pasado un año allí”. Sin lugar a dudas, el alemán supone un desafío para los españoles. “Es más difícil que el francés o el italiano, a muchos les echa para atrás”, reconocen los profesores. 

Arquitectura, ingeniería, medicina, enfermería. Y hostelería. Son algunas de las profesiones, que, según dicen, van persiguiendo los alumnos que se plantean Alemania como destino laboral. Señalan que unos 50.000 españoles ya han dado al paso y se han marchado allí, y que próximamente muchos alemanes pasarán por su jubilación, por lo que quedarán puestos vacantes. Los profesores del departamento de alemán tienen las previsiones para este idioma: “El empujón seguirá por lo menos otros 5 ó 6 años, el tiempo que dure la crisis”. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído