El hasta ahora titular de la parroquia de Puente Ladrillo, Antonio Romo Pedraz, vive sus últimas semanas como responsable de la iglesia en la que ha ejercido su ministerio durante los 25 últimos años.

Romo se retira aunque seguirá echando una mano en labores pastorales como administrador parroquial de Arabayona de Mógica. En su lugar Tomás Jesús Gil y  Juan Andrés Martín tomarán las riendas de La Asunción de Nuestra Señora (Puente Ladrillo) y El Nombre de María, de forma solidaria.

Antonio Romo Pedraz se ordenó sacerdote el 29 de marzo de 1964 y, desde entonces, ejerció como párroco en San Morales, misionero en Madrid, formador en el Seminario de Calatrava, Capellán en el Hospital Virgen de la Vega, Consiliario de A.C. Junior y párroco de los barrios salmantinos de Ciudad Jardín y Puente Ladrillo desde 1990. Los que le conocen, destacan que Antonio Romo es un ejemplo de humildad y absoluta bondad. Su labor solidaria y entrega a los demás le hizo merecedor de la Medalla de Oro de Salamanca. El año pasado el barrio que ahora deja le tributó un emocionado homenaje.

La retirada de Romo se hará efectiva en el mes de septiembre, momento en el que serán efectivos los cambios aplicados por la diócesis de Salamanca, un paso habitual a estas alturas de año.

Como Romo, otro histórico sacerdote de la ciudad, Francisco Javier Simón, dejará la parroquia del Nombre de María para convertirse en administrador parroquial de Ventosa del Río Almar, Alconada y Coca de Alba.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído