Durante el año 2011 seis de cada cien ciudadanos y más del diez por ciento de los hogares españoles sufrieron un accidente doméstico o de ocio. Así lo revela el estudio sobre Detección de Accidentes Domésticos y de Ocio (Informe DADO) que publica cada año el Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e Igualdad, a través del Instituto Nacional de Consumo. Este tipo de accidentes suponen la cuarta causa de mortalidad en la Unión Europea.
 
El Informe DADO contempla "todo accidente producido en el ámbito doméstico o acaecido durante el desarrollo de las actividades de ocio o deportivas y que haya necesitado de cuidados sanitarios". Quedan excluidos, por tanto, los accidentes por motivos laborales, de trafico, por elementos naturales, ferroviarios, marítimos o aéreos, además de los vinculados con enfermedades, autolesiones y violencia.
 
El 58% del total de accidentados fueron mujeres y el resto varones. En cuanto a edad, el grupo de mayor riesgo es el de 25 a 44 años. Los hombres son más proclives a sufrir accidentes entre los 16 y los 42 años, mientras que las mujeres superan la siniestralidad media a partir de los 45 años. Sólo hasta los 25 años se producen el 36% de los accidentes domésticos.
 
Los tramos horarios de las 9:00 a 12:00, y de 17:00 a 20:00, son los de mayor número de siniestros, aglutinando prácticamente uno de cada tres accidentes, respectivamente. La actividad desarrollada en el momento del accidente está condicionada por las variables de género y edad. La actividad doméstica incide más entre las mujeres y sobre todo entre aquellas que tienen de 45 años en adelante. El desarrollo de juegos y el tiempo libre originan un número más elevado de siniestros entre los hombres y de 15 a 24 años.
 
Tipo de lesiones y causas
 
Las caídas generan la mayoría de los siniestros (51%). Les siguen los golpes y choques, así como los cortes y aplastamientos, con un 16% y un 14% del total, respectivamente. Los efectos de productos térmicos se sitúan en tercer lugar con un 9% del total de accidentes. Las contusiones y magulladuras son el tipo de lesión más frecuente en menores de un año y en personas mayores, incidiendo en mayor medida en mujeres. Entre los jóvenes de 5 a 24 años, las lesiones más comunes son las distorsiones, torceduras o esguinces, las heridas abiertas y las contusiones y magulladuras. Las distorsiones, torceduras y esguinces son lesiones menos comunes a medida que aumenta la edad, mientras que las fracturas tienen una tendencia creciente.
 
Los niños se lastiman en accidentes donde están implicados juguetes, ropa, mobiliario, otras personas y la comida/bebida. Entre 5 y 24 años son en mayor medida el propio ser humano y el balón, además de la bicicleta. Entre 25 y 44 se observan cambios en los productos implicados siendo los más relevantes los aparatos de uso doméstico 17% y principalmente el cuchillo de cocina. Para los de 45 a 65 años, los mayores enemigos son las escaleras y el agua, como elemento natural. Por último, para las personas de mayor edad, aparte de todos los demás causantes anteriores aparecen implicados los equipos exteriores y las superficies trasformadas, ya que el 45,6% de los mayores de 65 años sufren lesiones a causa del suelo.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído