"Que las facturas llegan puntuales es algo que todo el mundo sabe, pero lo complicado es adivinar el importe. Cuadrar las cuentas puede ser difícil  ante un jugoso recibo de la calefacción, algo habitual en los meses fríos. Muchas compañías de gas y luz proponen una cuota fija: pagas lo mismo todos los meses y a final de año se comprueba tu consumo (si has pagado de más se te devuelve y si has pagado de menos se te cobra la diferencia). Una falsa barra libre". Así resume la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) la situación que están padeciendo muchas familias.
 
Así, explica que lo que venden es un bono con una franquicia de consumo anual. El serio problema llega si sobrepasas esa franquicia: cada kWh adicional lo pagarás un 100% más caro que con de la TUR (la tarifa regulada y, en muchos casos, la más conveniente). En la práctica totalidad de los casos, contratar esta tarifa para el gas significa pagar bastante más que con la TUR. 

La OCU explica que en la luz hay una pequeña posibilidad de ahorrar, pero todo depende de tu potencia y tu consumo. "Potencia igual o menor a 3,3 kW: no te conviene. Solo ajustándote milimétricamente al consumo máximo previsto conseguirías pagar algo menos que con la TUR (pero en el mercado ya hay ofertas que permiten este pequeño ahorro sin arriesgarte a pagar de más por pasarte de consumo). Potencia en torno a 5 kW: solo si tu consumo anual es estable y está en la parte alta de las horquillas de Gas Natural Fenosa. Hay Micro (hasta 1.500 kWh/año), Mini (1500-2.500), Media (2.500-4.000), Maxi (4.000-5.500) y Extra (5.500-7.000). Esta tarifa puede venirte bien si tu consumo anual se aproxima a estos topes (y si estás dispuesto a controlarlo para no pasarte). Potencia de 6,9 kW o superior: es aquí donde se encuentran ahorros más claros, ya que incluso rebasando el límite puede compensar (aunque al siguiente año ya no, pues te asignarían una cuota mayor)", explica.

Por eso, la organización de consumidores avisa que "muchos pueden creer que es el mismo sistema de cuotas fijas que tanto Gas Natural Fenosa como otras compañías ofrecen. En realidad es muy diferente: con la cuota fija pagas por lo que consumes, ni más ni menos (aunque se regulariza a fin de año). Con la falsa tarifa plana de Gas Natural pagas inicialmente por un bono... pero si superas el consumo de ese bono tendrás que pagar más (y a precios muy elevados). Beneficiar a pocos y perjudicar a muchos: es difícil encontrar casos en los que alguien ahorre con esta tarifa, y el riesgo de acabar pagando demasiado es muy real.

Solo para entendidos: en el caso de la luz, alguien que controle su consumo y vigile con atención la revisión anual de cuota puede sacar provecho si tiene una potencia contratada elevada. En el caso del gas, no interesa en ningún caso".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído