Comenzó siendo un grupo reducido pero cada día se suman más fuerzas a esta iniciativa solidaria cuyo objetivo es la ayuda de familias necesitadas a través del suministro de alimentos frescos. Surgió de forma espontánea ante la dramática situación que están viviendo miles de familias y de una forma sencilla se ideó una propuesta que está teniendo una gran acogida. Carlos, uno de los voluntarios, asegura que aunque hay organismos que ayudan a los más necesitados, suelen suministrar productos no perecederos, y ahí es donde ellos intervienen, ya que se realizan compras de carne, pescado, verduras y fruta. “A muchos les dan el aceite, pero luego no tienen nada en su nevera para poder utilizarlo”, destaca.
 
Y es que la iniciativa consiste en la decoración de simples botes de cristal que luego se venden a un precio de dos euros. Son los propios voluntarios los que decoran los botes y también los que los ponen a la venta en sus establecimientos -aquellos que cuentan con negocios propios-. Esta iniciativa ‘respira’ solidaridad por sus cuatro costados, y así comparten hasta los materiales necesarios para la elaboración. De hecho los organizadores hacen un llamamiento para cualquier patrocinador que quiera facilitar el papel, la cola o los elementos decorativos.
 
Proyecto 50
 
La proximidad de las fechas navideñas ha propiciado que se haya puesto en marcha recientemente el llamado ‘Proyecto 50’ cuyo objetivo es la venta de 50 botes para con el dinero recaudado comprar la cena de Nochebuena a tres familias salmantinas. Los establecimientos en los que pueden adquirirse los botes son: El baúl de Sara, Lencería Puri, Oscar Ramos Fotografía, Peluquería y Estética Ainhoa M&S y Salón de Belleza Maite Cabo.
 
Hasta el momento el grupo ha conseguido ayudar a 10 o 12 familias, que son seleccionadas por los propios voluntarios porque es la manera de garantizar que la situación es real. Así, proponen los casos, se estudian y luego el voluntario que lo ha propuesto es el encargado de hacerle llegar la compra, manteniendo en todo momento el anonimato de la familia destinataria.
 
Por su parte, los núcleos familiares que reciben la ayuda se comprometen con el grupo en la elaboración o recogida de botes, colaborando así también a su integración. 
 
Redes sociales
 
El grupo formado actualmente por unos 18 miembros tiene cuenta en Facebook, y en Twitter (Los botes solidarios) y está previsto que se habilite un blog. Hasta la fecha se han podido vender aproximadamente 150 botes y su objetivo es continuar con una iniciativa que “ayuda a la gente que lo pasa mal en estos momentos”.
 
Su elaboración es sencilla -bote de cristal, servilleta o papel, cola blanca y accesorio- y todo el mundo puede colaborar también mediante la entrega de botes de cristal de todos los tamaños -en estos momentos hay más demanda que oferta- en cualquiera de los puntos de venta. Por ejemplo la propietaria de El baúl de Sara, comercio ubicado en Wences Moreno, afirma que cuando conoció la iniciativa decidió sumarse a ella, “ha tenido muy buena acogida y ya he vendido unos 30”. Además, también la asociación ZOES ha querido poner su granito de arena y se ha ofrecido para recoger botes de los vecinos de la zona.
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído