El Ayuntamiento de Salamanca ha atendido una de las demandas ciudadanas que se venía repitiendo desde hace meses, la retirada de las bandas sonoras en Rector Esperabé. Y es que no sólo provocaban problemas a los conductores que transitaban por la zona, sino también a los autobuses repletos de turistas que suelen parar en esta calle y sobre todo a las ambulancias a la hora de dirigirse hacia los hospitales. 
 
En su lugar, se han colocado unas señales que prohíben circular a más de 30 kilómetros por hora, de manera que eliminar los pasos elevados no significa más permisividad para elevar la velocidad de los coches. De hecho, habrá controles en la zona para multar a los conductores que incumplan el límite de velocidad.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído