El colectivo ciudadano Guardabarros destaca que, a pesar de que en Salamanca hay un gran porcentaje de población que camina (según el Plan de Movilidad un 60% de los desplazamientos en Salamanca se realizan a pie frente al 23% de vehículo privado), no exista a día de hoy ninguna asociación o colectivo que defienda los derechos específicos del peatón.
 
“Si bien debería ser el Ayuntamiento el garante de la seguridad de los viandantes, parece ser que ninguna de las tímidas medidas municipales puestas en marcha como la señalítica azul y  lumínica en algunos pasos peatonales y, en el peor de los casos, la inexistencia de las mismas, refuerza de forma eficaz la seguridad peatonal”, explica.  
 
Este colectivo echa de menos los itinerarios seguros y peatonales desde puntos distantes de la ciudad.  “La eliminación de barreras arquitectónicas en forma de rebaje de bordillos, demuestra que no es una medida suficiente y que debe complementarse con la creación de más pasos peatonales seguros, la reducción de velocidad y la señalización vertical y horizontal de los mismos“, añade.  A día de hoy, son pocos los ejemplos de plataformas de descanso para peatones entre los carriles, de semáforos para peatones que excedan los 60 segundos, semáforos cerrados y no en ámbar o pasos peatonales iluminados cenitalmente.  

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído