El próximo 31 de octubre, víspera de la Festividad de Todos los Santos, se celebrará la tradicional subida a la Catedral de Salamanca por parte del folclorista Ángel Rufino de Haro, ?El Mariquelo?. Este año es especial, no porque sean ya tres las décadas desde que se recuperó la tradición de subir a lo alto de la Catedral dar gracias por que el terremoto de Lisboa de 1755 no provocara víctimas en Salamanca, sino porque El Mariquelo se ha visto envuelto en una red de tráfico de armas, llegando incluso a ser detenido el pasado mes de mayo. De ahí que hubiera dudas sobre si le permitirían subir.

El Mariquelo debe tener el permiso del Cabildo Catedralicio para poder ascender hasta lo alto de la torre de un monumento que acaba de cumplir quinientos años. Permiso por motivos de seguros ante el riesgo de un accidente. De hecho, según ha adelantado SALAMANCA24HORAS en exclusiva este jueves, el Cabildo estaba consultando con asesores legales al respecto.

Sobre las 14:00 se ha comunicado la decisión definitiva. El Cabildo de la Catedral de Salamanca ha remitido un escrito a Ángel Rufino de Haro respondiendo a su solicitud para la autorización a la subida de la Torre de la Catedral. En ella le comunican que ?sólo se le autoriza para una subida parcial a través de la escalera interior de la Torre de las Campanas de la Catedral, hasta el campanario donde llegan las visitas de los feligreses y turistas?. En el caso de que continúe su ascenso, el Cabildo lo comunicará a "las autoridades públicas y agentes de seguridad para que actúen como consideren y en su caso le impidan dicho ascenso al no contar con nuestro consentimiento y realizarse bajo su exclusiva responsabilidad".

El Cabildo justifica que la subida de El Mariquelo ?supone un gran riesgo para su seguridad que se estima cuestión prioritaria?. También señalan en un segundo plano que puede verse ?deteriorado el tejado de la Catedral cuyo deber de conservación tiene el Cabildo como inmueble catalogado como Bien de Interés Cultural?.

Tradición la víspera de Todos los Santos

Ángel Rufino de Haro sube cada 31 de octubre, además de para cumplir la tradición de la antigua familia de los ?mariquelos? hace dos siglos, para ofrecer un mensaje de paz y solidaridad. Pero precisamente puede ser condenado judicialmente por fomentar todo lo contrario. El pasado mes de mayo fue uno de los catorce detenidos por la Guardia Civil dentro de una red de tráfico y tenencia ilícita de armas de fuego. Precisamente en el último ascenso se le pudo ver en compañía del presunto cabecilla de la organización, y aunque no ingresó en la cárcel como él, sí quedó en libertad con cargos a la espera del juicio.

Mientras tanto, El Mariquelo ha seguido con la promoción de la subida a la Catedral, incluso difundiendo a través de las redes sociales el cartel de este año. Ángel Rufino de Haro reitera su inocencia y, como ya manifestara, niega su pertenencia a ?en ningún momento a organización, banda o trama alguna sobre armas, frente a lo que se haya podido dar a entender a través de ciertas informaciones y/o comentarios publicados, algunos de los cuales están causando un grave daño personal, familiar e imagen de quien suscribe?. Por eso, tiene la confianza en que ?a lo largo de la instrucción de la causa se vaya aclarando el verdadero alcance de mi intervención en los hechos objeto de investigación, referidos, en su caso, a una situación puntual y concreta, desconociendo haber incurrido en ilegalidad alguna?.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído