España tiene casi cien templos de especial interés arquitectónico y cultural. Una encuesta popular, sitúa, en este momento, a la Catedral Nueva de Salamanca como la sexta más bella del país por detrás de la de Murcia y por delante de la Catedral de Santiago. La Catedral de León encabeza la lista y le siguen la de Jaén y la de Zamora.

 

La construcción de la Catedral Nueva tuvo lugar entre 1513 y 1733 y está adosada a la Catedral Vieja. Entre los grandes maestros arquitectónicos que dirigieron las obras durante casi dos siglos y medio figuran: Juan y Rodrigo Gil de Hontañón, Juan de Álava, Juan Setién Güemes, Pantaleón Pontón, los hermanos Churriguera o Juan de Sagarbinaga. Confluyen variedad de estilos aunque predomina en su conjunto el gótico creando una unidad estilística en este arte. Se trata de una iglesia con planta rectangular, de tres naves, donde además median nuemerosas capillas hornacinas entre cortafuertes. En lo alto coronan bóvedas estrelladas y en el crucero se yergue un magnífico cimborrio que culmina en una cúpula semiesférica rematada en linterna. Relieves con ocho escenas de la Virgen rodean su interior.

 

Noventa vidrieras, procedentes de Flandes, ofrecen luz al tiemplo. En sus muros también se extienden dos galerías corridas en dos alturas en las que destacan medallones de profetas, evangelistas, doctores y otros escudos catedralicios y cantidad de capillas. En el exterior destaca la fachada principal, profusa en detalles de relieves sobre el Nacimiento y la Epifanía. En lo alto se encuentra Cristo crucificado, flanqueado por San Pedro y San Pablo. También cabe destacar la Puerta de Ramos, en donde se presenta la entrada de Jesús en Jerusalén. Y como no podía ser de otra manera, el coro. Está compuesto por una rica sillería (98) representándose imágenes del Salvador, Apóstoles, Virgen, Santos y Santas.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído