Quién sabe si el eclipse parcial de sol ha afectado a algunos en la mañana de este viernes, si los efluvios de la noche todavía perduraban o simplemente era alguna apuesta, el caso es que un animado grupo de tunos ha protagonizado la anécdota de la jornada.

Común es bañarse en las fuentes cuando el calor arrecia en verano, con más de treinta grados en agosto, pero más sorprende si todavía se registran temperaturas invernales y en pleno centro de la ciudad. Así lo ha hecho sobre las diez de la mañana un grupo de jóvenes en la fuente de la plaza de la Libertad, donde líbremente han elegido celebrar la llegada de la primavera, que ya se sabe, la sangre altera.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído