El Colectivo Guardabarros denuncia que el párking de Garrido es “uno más de los proyectos faraónicos que bajo el paraguas del Plan de Movilidad Urbana Sostenible irrumpen en espacios públicos de nuestra ciudad con más hormigón, tala de árboles y una escasa vocación de la sostenibilidad en los gastos.” A su juicio, este proyecto, detenido ya en dos ocasiones por falta de demanda real, ha sido modificado esta vez en sus trámites mediante “una paradójica venta de los terrenos en medio millón de euros a cambio de que el comprador construya el parking, convirtiendo así a los vecinos en clientes”. 
 
Para Guardabarros es grave que se acabe definitivamente con una vegetación madura, de árboles de cuatro especies diferentes, bajo el pretexto de aumentar todavía más el aparcamiento del barrio. “Un problema de aparcamiento que reconocemos como urgente de solucionar pero a través de medidas blandas como la reorganización de la tarifa en otros barrios limítrofes que evite el aparcamiento inducido, o la apuesta por una movilidad más saludable con conexiones mediante autobús con las áreas de destino laboral y planes público-privados de transporte al trabajo más eficaces y modernos“, argumenta. 
 
En este sentido, entienden también que no está clara la viabilidad del parking en términos de demanda según el precio y los costes para el ciudadano.  “Así se ha demostrado en las dos ocasiones anteriores cuando quedó de manifiesto la escasa demanda y la vacante la licitación privada respectivamente. Circunstancias que, en los tiempos que atravesamos,  difícilmente se podrán revertir”, añade el colectivo ciudadanos.
 
Además, considera que el abandono que sufre el parque en la actualidad, con veinte alcorques vacíos para árboles desaparecidos, “no debe ser el pretexto para que con una obra de tales dimensiones se pretenda reformar el parque.  Una reforma que, debido a la escasa profundidad del suelo (1 metro) sobre los aparcamientos subterráneos, nunca permitirá el crecimiento de especies de árboles con gran porte y sombra. En su lugar se plantarán, según proyecto técnico, vegetación arbustiva con escaso volumen y tan solo ornamental.  Ello impedirá la sombra en verano o la consolidación de espacios para la convivencia ciudadana que es, en definitiva, junto a la renovación del aire, la gran utilidad de los espacios verdes en las ciudades“.  
 
Por último, Guardabarros urge a que el movimiento asociativo del barrio se movilice y, tras un debate,  ponga sobre la mesa sus propuestas alternativas y viables, siempre y cuando tiendan a mejorar la movilidad motorizada en el barrio y la calidad y convivencia en las calles de Garrido. En este sentido, se pregunta si tras la construcción del parking de Garrido se volvería a dotar a las calles de su aspecto inicial, mejorando incluso la equidad acera-calzada.  “Con el pintado hace tres meses de 300 nuevas plazas de aparcamiento, se obviaron  orejas peatonales en los cruces y ha supuesto una merma del ancho y calidad de muchas aceras de Garrido, así como el aumento de la peligrosidad, especialmente de los más pequeños y de los mayores a la hora de cruzar la calle”, concluye Guardabarros.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído