La mayoría de los salmantinos reconoce que ahora vienen meses de mirar el euro con lupa, y recortar en todo lo prescindible. “Hay que ser austeros, no los políticos, la monarquía y todos esos”, recalca un ciudadano crítico; “a esos no les hace falta, están igual de bien que siempre”. Otros, miran la cuesta de enero con una negatividad más a largo plazo: “Ya no hay cuesta de enero, ahora es la cuesta de todo el año”. Este ciudadano explica que en estos tiempos que corren, ahorrar es fundamental todos los meses. 

Los más afortunados, algunos de ellos mayores para tener tantos gastos como quienes ahora cargan con el peso de una vida por delante, se despreocupan más. “No necesito nada”, dice una señora. “Ya tengo la vida hecha”, dice otro. Los estudiantes tampoco son quienes deben tomar cartas en este asunto, y desconocen lo que sus familiares, y especialmente sus padres, llevan a cabo para ahorrar tras los gastos navideños. 

En cambio, la gran parte de los universitarios tienen ahora más dinero que nunca en sus cuentas bancarias, gracias a los regalos de Reyes en forma de billete y a que son sus padres quienes por ahora tienen que mantenerlos. Otros, no obstante, opinan que deben ahorrar en salir, tarea que la llegada de los exámenes les facilitará con creces. “Hay que estudiar y no puedes salir tanto, así que tampoco gastas”, una forma fácil y eficaz de mantener en la cartera dinero que en otras circunstancias podría haberse gastado en cualquier otra cosa. Pero hasta los jóvenes entienden que existen otros gastos que preocupan a la población, y son los básicos. “Hay que mirar la luz, el agua, el gas…todo eso”, apunta un chico.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Hoy en Portada
Lo más leído