La demanda de servicios sociales ha aumentado cerca de un 40% en los últimos años y la petición de prestaciones concretas, como la llamada emergencia social, que cubre necesidades básicas tales como la alimentación, se ha incrementado en muchos ayuntamientos en más de un 200%. La situación actual de los servicios sociales es grave, ya que además de enfrentarse a un recorte de casi el 43% en los Presupuestos Generales del Estado, soporta un aumento importante de la demanda que pone en peligro la cohesión social.
 
Según los responsables de las instituciones que prestan ayudas de emergencia, la crisis económica de los últimos años está provocando un aumento de la cronificación de la pobreza y un incremento de la delincuencia, los problemas de alcoholismo y de drogadicción. Sin embargo, lamentan la respuesta que da el Gobierno es la de los recortes. "Es como si en una situación de epidemia se dedicaran a despedir a los médicos", aseguran. En su opinión y en la del colectivo, tanto los recortes como los despidos podrían haberse evitado con medidas como el control del fraude fiscal.
 
Entre las sugerencias que quieren llevar al Ejecutivo, figura la creación de un Consejo de Servicios Sociales, concebido como un órgano de análisis de la situación en el que tengan cabida los trabajadores sociales y sus estudios. La creación de este consejo será uno de los aspectos que se aborden en un foro donde cerca de trescientos participantes tendrán también la oportunidad de debatir, entre otros puntos, sobre la situación de las rentas mínimas de inserción.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído