La presentación de la reforma de la ley del aborto en Consejo de Ministros ha coincidido con la publicación de los datos de interrupciones voluntarias de embarazo por parte del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad correspondientes a 2012. Cifras que muestran de forma global que los abortos descendieron por primera vez, pero que analizados al detalle permiten extraer varias conclusiones en la provincia de Salamanca al compararse con años anteriores.

En primer lugar, cabe destacar que se reducen a la mitad los abortos entre menores de edad, 43 en 2010, 52 en 2011 y 25 el año pasado. En cambio, aumentan sobre todo entre las salmantinas de 20 a 24 años, más de medio centenar. Al mismo tiempo, se produce un incremento de las interrupciones de embarazo entre mujeres con estudios de Bachillerato o superiores, sobre todo entre universitarias, que han pasado de 35 en 2010, 27 en 2011 y 51 en 2012, mientras que los abortos entre jóvenes sin estudios o con estudios primarios fueron una treintena menos.

Por otro lado, cada vez hay menos abortos entre embarazadas con un periodo de gestación más avanzado. Se redujeron a la mitad con más de 21 semanas de gestación, mientras que aumentaron ligeramente entre los embarazos de menos de ocho semanas. Además, cabe resaltar que una treintena de salmantinas han abortado en cada uno de los tres últimos años debido a malformaciones en el feto, precisamente el supuesto que ahora elimina la nueva ley, integrándose dentro del supuesto de grave riesgo físico o psíquico de la madre y precisando una serie de informes médicos.

Evolución de los datos

De las 215 mujeres que llevaron a cabo la interrupción de su embarazo en 2010, acudieron a un centro público para su intervención 113, frente a las 18 que recurrieron a uno privado. En Castilla y León, ese mismo año, los datos muestran que 3.133 mujeres interrumpieron la gestación, de las cuales 1.868 lo hicieron a las ocho semanas o antes. Los patrones se repiten a lo largo del tiempo. La mayoría de estas mujeres son trabajadoras a sueldo, en este caso, lo eran 1.686. La aspiración es el método más utilizado, y en 2010, gran parte de los abortos se realizaron bajo el motivo de riesgo para la salud materna. 

En 2011 fueron 236 las salmantinas que interrumpieron su embarazo, siendo 3. 582 las que lo hicieron a nivel de comunidad autónoma. Castilla y León registró que 1.579 empleaban un anticonceptivo de barrera, frente a las 1.164 que no usaban ningún método anticonceptivo. Las demás eran usuarias de otros métodos, como pueda ser el hormonal. De estas más de tres mil mujeres que decidieron interrumpir su embarazo, 2.096 lo hicieron a la mayor brevedad posible, con ocho semanas de gestación o menos. Además, 1.813 eran trabajadoras con sueldo. 

En 2012, fueron 212 los abortos realizados, y 3.261 en Castilla y León. En dicho año, la dilatación y evacuación, y la dilatación y aspiración siguen siendo los sistemas más empelados. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído