Apenas un pinchazo. Un instante insignificante de molestia incomparable con la certeza de poder contribuir a mejorar la salud de alguien con menos suerte. "Una de cada tres personas necesitará sangre a lo largo de su vida". Rogelio Hernández es presidente de la Hermandad de Donantes de Sangre en Salamanca y recita con pasión las razones por las que hay que donar, la necesidad y el altruismo, incluso apela con el citado dato al egoísmo del que busca excusas. "Nadie me lo ha pedido, me dan miedo las agujas, si hace falta ya la daré". Se las sabe.

La Hermandad de Donantes de Sangre recuerda la importancia de reforzar las reservas de los distintos grupos sanguíneos para afrontar con garantías el verano. Una época particular ya que se produce un descenso en el número de donaciones debido a los prolongados periodos vacacionales de los ciudadanos. En una ciudad como Salamanca, hay un importante nicho de donantes entre los universitarios, por eso hay que suplir la ausencia de la flotante población estudiantil que está de vuelta en casa por el periodo estival. "Se trata de perder apenas unos minutos y se puede ayudar a mucha gente", recuerda.

En verano proliferan los desplazamientos y el riesgo de accidentes de tráfico, en la provincia de Salamanca se suceden las capeas, encierros y corridas, incluso Rogelio Hernández advierte peligros más extravagantes. "Hay gente que no suele hacer deporte y en verano se anima y luego vienen los accidentes", apunta. "En verano siempre hay como mínimo el mismo número de pacientes que en cualquier otra época del año".

En cualquier caso, recuerda que lo importante es mitigar el descenso que suele producirse en las donaciones. "Se puede ayudar de una manera real. No hace falta irse al extranjero a una gran catástrofe. Aquí mismo en Salamanca, en el punto fijo del Hospital Virgen de la Vega, en otro centro de salud o en empresas e institutos se puede hacer algo que es muy importante, como puede ser salvar vidas". Especifica que los grupos sanguíneos de los que más adolece la reserva en este momento son A+, O+ y AB-, aunque advierte que cualquiera es bienvenido, especialmente los más comunes.

Tras batir el récord histórico de donaciones el pasado 2015 con 15.305 extracciones, la tendencia se está invirtiendo de manera alarmante. "En lo que va de año estamos bajando el número de donaciones, casi 500 menos en este semestre que en el mismo periodo del año anterior. Por eso, debemos llamar a la gente a la solidaridad porque esto es algo tremendamente importante. La sangre no se fabrica y sus componentes tienen unos periodos de caducidad específicos, hay que estar renovándola diariamente para cubrir las necesidades de los enfermos".

Por esta razón, la Hermandad está incrementando el número de intervenciones que lleva a cabo con charlas por la provincia y actos de homenaje a los donantes más generosos. "La donación es algo que nos importa a todos, no es algo que sea para un grupo u otro de enfermos. Hay que hacerlo porque no cuesta nada ni repercute perjudicialmente a la salud". Rogelio Hernández recuerda que incluso, a través del pequeño reconocimiento médico necesario para donar, algunos pacientes han descubierto problemas de salud que han podido atajar a tiempo. "Se les ha descubierto alguna pequeña anomalía y se les ha instado a ir al médico", confirma. 

Requisitos para poder donar sangre

Prácticamente puede donar todo el mundo, es necesario ser mayor de 18 años, pesar más de 50 quilos, no tener ninguna enfermedad de transmisión sanguínea y tener un buen estado de salud general, así como aportar el DNI. A pesar de la facilidad para cumplir estos requisitos y que la Hermandad va a cumplir cincuenta años de existencia, apenas dona un 4,5% de la población. "El mensaje no ha calado en un amplio sector de la población", lamenta Rogelio Hernández que también insiste en que se salvan más de 80 vidas al día en España gracias a las donaciones de sangre y otras 375 mejoran sus salud gracias a sus componentes.

"No solamente se les dan los glóbulos rojos o las plaquetas a los enfermos, sino que del plasma que dona la gente, también se hacen medicinas que luego se usan en los hospitales y tienen todas las garantías de seguridad porque proceden de los donantes". Los variados usos que se le da a la sangre multiplica la importancia que tiene donar.

El proceso de donación de sangre es sencillo. En primer lugar se debe rellenar un cuestionario con los datos personales y contestar a unas preguntas acerca del estado de salud. A continuación, se tiene una pequeña entrevista con un profesional médico para profundizar en algunas cuestiones, evaluar en un primer momento la densidad del plasma y ser informado de las implicaciones que tiene la donación. Finalmente, se pasa a la extracción de sangre, cuya duración alcanza unos 6 o 7 minutos. Con cuidado, hay que levantarse y reponer fuerzas. Cabe recordar que es importante beber abundante líquido durante el día de la donación y no someter al cuerpo a un ejercicio excesivo.

"La donación es algo que lo único que puede doler, y poco, es el pinchazo. Además lo realizan enfermeras que se dedican única y exclusivamente a atender a los donantes de sangre. Es su trabajo. La sangre al salir no duele, después se reponen líquidos y ya está. Cualquier persona se va a su casa tan ricamente, pero se va con la sensación de haber hecho algo importante". Así lo describe el presidente de la Hermandad de Donantes, Rogelio Hernández, y cómo se puede apreciar en el vídeo, este redactor da fe. En un tiempo en el que la violencia no da respiro y las muestras de solidadridad brotan con espontaneidad, la donación de sangre es una oportunidad.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído