Desde hace un año la sanidad pública ya no atiende gratis a los inmigrantes sin papeles, aunque asiste los casos más graves y pasa la factura a sus países de origen. Una medida que ha afectado a más de doscientos extranjeros en la provincia de Salamanca durante el último año, según las estimaciones de Médicos del Mundo y la Federación de Inmigrantes en Salamanca 'Ciudadanos del Mundo'.
 
La condición de beneficiarios la ostentan, siempre que residan en España, el cónyuge o pareja de hecho, el ex cónyuge o persona separada judicialmente a cargo del asegurado, así como los descendientes y personas asimiladas a cargo del mismo que sean menores de veintiséis años o que, siendo mayores, tengan una discapacidad igual o superior al 65%. Tienen la condición de aseguradas las personas que sean trabajador por cuenta ajena o propia, afiliado a la Seguridad Social y en situación de alta o asimilada; ostentar la condición de pensionista de la Seguridad Social; ser perceptor de cualquier otra prestación periódica de la Seguridad Social, como la prestación por desempleo; y haber agotado la prestación por desempleo y encontrarse en situación de desempleo, no acreditando la condición de asegurado por cualquier otro título.
 
"Casi un 20% de la población inmigrante no tiene cobertura sanitaria, ni derecho a ir a un centro de salud y ser atendido, al menos sin que le cobren por ello. Es una tasa similar a la que podemos encontrar en países cuyo modelo o sistema sanitario nunca han sido un modelo a seguir como es el caso de Estados Unidos donde hoy en día hay 40 millones de personas al carecer de ese seguro público hay personas que se enfrentar al miedo a que una enfermedad catastrófica les arruine la vida o no puedan afrontar los costes de su enfermedad", afirma Médicos del Mundo.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído