Una nueva recesión marca el año económico en Castilla y León y, como llueve sobre mojado, se alcanzan cifras de paro jamás conocidas, más de 36.000 personas en la provincia de Salamanca, en un goteo constate de un tejido productivo que se desangra en la crisis. Muchas son las empresas que cierran sus puertas y los expedientes de regulación de empleo se disparan. 

Por otra parte, la reestructuración financiera avanza inexorablemente hacia la concentración en grandes grupos donde se diluyen las cajas que no apostaron por un proyecto autonómico, pero no le va a mejor a Caja España-Duero, que no logra cerrar su fusión con Unicaja, que se replanteará, y podría ser nacionalizada, al igual que Bankia (Caja de Ávila y Caja Segovia), y Grupo Caja 3 (Cajacírculo) también tiene que ser rescatado con fondos de la UE vinculados a su absorción por Ibercaja.

En materia financiera, cabe destacar el rescate europeo a Caja España-Duero (Ceiss), Bankia y Caja 3 y la absorción de Banca Cívica, donde está integrada Caja de Burgos, por Caixabank. Asimismo, nace la fusión entre las cajas rurales de Burgos, Fuentepelayo, Segovia y Castelldans (Caja Viva Caja Rural), y se presenta en sociedad el 4 de octubre. 

Los procesos quedan marcados por la auditoria publicada el 28 de septiembre por Oliver Wyman, que en el caso de Caja España-Duero con Unicaja asegura que no precisará de capital adicional público para cumplir los ratios. Sin embargo, el estudio detecta que por separado el Banco Ceiss precisaría un capital de 1.269 millones de euros de ayudas públicas en el escenario base y de 2.063 en el escenario adverso, mientras que Unicaja tendría un ‘colchón’ de 969 millones en el primer caso y de 452, en el segundo.

Ante estos números, el plazo que se dan ambas para cerrar la fusión expira, y el Gobierno aboga por nacionalizar Caja España-Duero, que recibe el 20 de diciembre el visto bueno a más de 600 millones de la UE, pero deberá acometer un plan de reestructuración que le llevará a reducir su tamaño en un 30 por ciento así como a concentrar su negocio en la banca minorista y en la región de origen, es decir, Castilla y León. Banco Ceiss deberá acometer una desinversión de su cartera industrial, cerrar 260 oficinas y despedir a 1.500 trabajadores.

La entidad asegura que con la nueva capitalización puede seguir en solitario, pero la UE le da un plazo de cinco años para que sea adquirida. El 21 de diciembre, Banco Ceiss, participado por Caja España-Duero, y Unicaja Banco aseguran que confían en finalizar en un “breve plazo” la articulación de un proyecto de integración “adaptado” a las nuevas exigencias.

Diálogo social

En este contexto, el presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, anuncia, el 21 de noviembre, el inicio de un “nuevo tiempo” de “cooperación” con todas las entidades que operan en la Comunidad a través de un “consejo financiero” que sustituirá a la Federación Regional de Cajas. El camino lo marcan acuerdos como el suscrito el 20 de julio con la Unión de Cajas Rurales de Castilla y León (UCAR), y el del 21 de septiembre con Caixabank, para apoyar al tejido productivo.

Por otra parte, el Diálogo Social sigue dando sus frutos en Castilla y León en 2012, con numerosos acuerdos en diferentes materias, sobre todo para tratar de frenar la sangría en el mercado laboral. A nivel organizativo de las políticas económicas, el 23 de marzo, Herrera anuncia la integración en la nueva Agencia de Innovación y Financiación Empresarial de la sociedad ADE Internacional Excal, que también incorpora ADE Rural en cooperación con Agricultura. Los retos marcados para la rebaja del sector público se reflejan en los dos EREs sobre más de la mitad de las plantillas de ADE Parques Tecnológicos y ADE Internacional Excal.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído