La búsqueda de un empleo puede convertirse para muchas personas en un intento de superar barreras que impiden lograr ese objetivo. Por este motivo, un 90% de los españoles asegura que la edad se ha convertido en un condicionante para conseguir un puesto de trabajo, según un sondeo que ha elaborado Randstad, empresa líder en soluciones de recursos humanos, entre más de 1.000 profesionales con el objetivo de establecer una radiografía de las principales demandas que existen en el mercado laboral. 
 
En esta línea, los encuestados también han expresado cuál es la franja de edad que consideran óptima para encontrar un empleo, y la encuesta arroja un dato categórico. El 100% de los entrevistados cree que los profesionales con edades comprendidas entre los 18 y los 25 años de edad son los que más fácil lo tienen, y en concreto la mitad (50%) asegura que la edad ideal son los 25 años. 
 
Esta percepción, que puede chocar con los datos que existen de paro juvenil, se ve ratificada con la última Encuesta de Población Activa (EPA) correspondiente al tercer trimestre del año, y que asegura que durante este tiempo la ocupación ha crecido entre los jóvenes menores de 25 años, en mayor medida por la campaña de verano, mientras que entre los que superan esta edad se ha registrado un descenso. 
 
Asimismo, no existe tanta unanimidad ante la pregunta de cuál es la edad a la que se considera más difícil encontrar un trabajo. Un 68% estima que se trata de la franja que va de los 45 hasta los 55 años, mientras que sólo un 6% percibe las más próximas a la edad de la jubilación como las más complicadas ante esta tarea. Por sexos, un 51% de las mujeres estima que la edad es un condicionante para encontrar trabajo, frente a un 49% de los hombres, lo cual muestra un cierto equilibrio entre ambas variables demoscópicas. 
 
Pero donde la encuesta elaborada por Randstad sí encuentra diferencias es entre trabajadores y parados, ya que esta percepción es mayoritaria entre estos últimos (58%), mientras que entre los trabajadores en activos la cifra es del 42%. 
Por su parte, los españoles con estudios medios (61%) son los que con mayor ahínco creen que la edad es un condicionante para encontrar un trabajo, seguidos por aquellas personas con un nivel de formación universitaria (32%). En el lado contrario de la balanza se sitúan aquellas personas sin estudios, de las cuales sólo un 7% estima esta percepción como un obstáculo. 
 
Españoles vs. extranjeros
 
La nacionalidad también es una variable que analiza el sondeo realizado por Randstad. Un 89% de los españoles ve a la edad como un freno para volver a la actividad laboral, mientras que de esta manera sólo opina un 11% de los extranjeros residentes en España. Este hecho se explica con los datos ofrecidos por la Encuesta de Población Activa (EPA) para el tercer trimestre del año, donde se destaca que la distancia entre las tasas de actividad de ambos espectros sociológicos es de 18 puntos porcentuales a favor de los extranjeros respecto a los españoles.
 
“La edad en muchas ocasiones es sinónimo de experiencia y eso debe de ser un valor importante para las empresas a la hora de poner en marcha procesos de selección. Las compañías deben valorar a los trabajadores más cualificados y a aquellos que cuentan con una formación que se ajusta más al perfil demandado”, ha asegurado Rita González, Responsable de Recursos Humanos en Randstad. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído