La ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báñez, ha esbozado algunas de las líneas básicas de la reforma laboral en la que el Gobierno ya está trabajando y que incluirá, entre otros puntos, el impulso a la intermediación del sector privado en la búsqueda de empleo. Durante la toma de posesión de altos cargos del Ministerio, Báñez ha señalado que los servicios públicos de empleo (el antiguo Inem) sólo consiguen colocar al 3% de los parados, unos resultados que dijo que no son buenos, teniendo en cuenta que España cuenta con más de cinco millones de desempleados.

Fátima Báñez ha recordado que la Reforma Laboral se va a presentar en el primer trimestre del año "pensando en el interés general de los españoles". "Es la reforma para crear empleo", ha destacado. Durante su intervención, añadió que las líneas básicas de esta Reforma están en las palabras que el Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy señaló en su debate de investidura. Báñez ha enumerado "primero la estabilidad en el empleo. Empleo más estable en este país que tiene una fuerte dualidad en su mercado de trabajo; segundo, flexibilidad interna en las empresas, para que cuando las relaciones trabajadores y empresarios vengan mal dadas, es decir cuando haya crisis puedan ajustarse a las circunstancias del mercado y no les quede como única razón el despido y, tercero, cambios en la formación como derecho individual del trabajador". "Un trabajador mejor formado es una trabajador con mayor número de oportunidades", ha destacado. 
 
Por último, ha subrayado que "vamos a poner nuestro empeño en la empleabilidad. Hoy día, los servicios de empleo sólo ayudan a un 3% de los desempleados a encontrar trabajo, por lo que vamos a poner en marcha una intermediación en los servicios público- privados para que ayuden a encontrar trabajo".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído