España ha accedido a pedir el rescate de su sector bancario. La reunión por videoconferencia de los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro ha terminado después de casi tres horas de conversaciones con la aceptación, por parte del ministro Luis de Guindos, de que nuestro país necesita la recapitalización externa de su sector bancario. El Gobierno español acepta así la línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros que le ofrece Europa.

Tras negarlo en incontables ocasiones –la última hace diez días, en boca del propio presidente Mariano Rajoy-, España ha acordado hoy con sus socios europeos una inyección de fondos para evitar que quiebre una parte importante de su sector financiero. "El Gobierno español reclama su intención de pedir capitalización europea", ha anunciado esta tarde el ministro de Economía, Luis de Guindos.

La cantidad del rescate, ha añadido el ministro, será "suficiente" para cumplir las exigencias que se deriven de las conclusiones de los análisis encargados a dos auditoras y las evaluaciones del FMI, "más un amplio margen de seguridad" que ataje todas las dudas del mercado sobre el sector. Como se trata de una “ayuda financiera", tal y como la ha definido Guindos, los fondos se destinará a atender las necesidades del sector, por lo que la condicionalidad a la que se vincula el préstamo solo será específica para el sector financiero y se descarta que el rescate lleve implícito un plan de austeridad para el conjunto del Estado.

Aunque la cifra final aún no se conoce, ya que la comunicará el Eurogrupo, Europa está dispuesta a ofrecer hasta 100.000 millones con la esperanza de ahuyentar las turbulencias en los mercados. Esta cantidad más que duplica las que manejaba el FMI, que estimaba en 40.000 millones de euros la inyección necesaria. El Gobierno español puede apurar un poco más los plazos y anunciar en los próximos días, cuando tenga los informes de las consultoras que ha contratado, la cantidad que finalmente tomará prestada. Al final del proceso, serán el BCE y la Comisión Europea los que tengan que cuantificar la ayuda que va a llegar a los bancos españoles.

El ministro ha recalcado que la ayuda financiera que España ha solicitado para recapitalizar los bancos no tendrá condiciones adicionales para la sociedad española. "Las únicas condiciones se imponen a los bancos que son los que reciben la ayudas y que van a tener que devolver íntegramente", ha indicado De Guindos en rueda de prensa en la sede del Ministerio de Economía.

El ministro ha asegurado que como consecuencia de esa inyección de capital, los bancos que reciban las ayudas serán más solventes y volverán a conceder préstamos a las familias y las empresas, que se beneficiarán de ello.

Reunión del Eurogrupo

El FMI confirma que la banca necesita 40.000 millones

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído