Con motivo del Día Nacional de la Espondilitis Anquilosante (EA), que se celebra el 20 de octubre cada año, la Asociación Salmantina de Espondilitis Anquilosante (ASEA) y la Coordinadora Española de Asociaciones de Espondilitis (CEADE), con la colaboración de la compañía biofarmacéutica AbbVie, han organizado una sesión informativa en la que han reunido a pacientes salmantinos de EA y a sus familiares, con el fin de ofrecerles herramientas útiles para ayudarles a conocer mejor su enfermedad. 

Según ha explicado el doctor Javier del Pino, jefe de servicio de reumatología del Hospital Universitario de Salamanca, ?la EA es una enfermedad sistémica, una enfermedad autoinmune y crónica cuya principal manifestación es el dolor de espalda y la sensación de rigidez en la espalda. Pero se trata de una patología que va mucho más allá del dolor de espalda y que puede afectar negativamente en muchos aspectos cotidianos de las personas que la padecen. Si no se trata a tiempo, puede provocar que las vértebras se fusionen, dejando la columna rígida y sin flexibilidad?. 

Heredamos más de lo que se ve

Asimismo, durante la charla, se ha puesto de manifiesto la implicación genética que puede tener esta enfermedad y por lo tanto, la necesidad de que los familiares de estos pacientes conozcan bien la patología y su carácter hereditario. Según el estudio FACES, un estudio de prevalencia de las espondiloartritis realizado en España, los familiares de primer grado de un paciente con dolor de espalda inflamatorio crónico, tienen 50 veces más posibilidades  de padecerla que una persona sin ese antecedente familiar. 

No se conoce una causa específica de este grupo de enfermedades, pero se sabe que existe un componente genético. Hay pacientes que tienen un antígeno concreto, el HLA-B27, que se detecta mediante una analítica de sangre y es señal de poder desarrollar una espondiloartritis. ?No se trata de alarmar a nadie, los familiares de pacientes de EA no necesariamente tienen que desarrollar la enfermedad, pero es importante estar informados para acudir al especialista ante cualquier síntoma o indicio. No olvidemos que el diagnóstico precoz de la enfermedad ayuda considerablemente a su control y a poder frenar su progresión en gran medida y, por lo tanto, el pronóstico de la enfermedad es mucho mejor cuando el paciente es diagnosticado a tiempo?, apunta el doctor Del Pino. 

Para aquellas personas que tengan un familiar de primer grado que padezca alguna espondiloartritis y quieran aclarar cualquier duda pueden realizar el cuestionario que se ofrece en la web www.miraporsuespalda.com y comprobar cuál es el resultado.

Importancia de la rehabilitación como parte del tratamiento multidisciplinar de la EA

Es fundamental combinar el tratamiento con una dieta sana y una vida activa para complementar el tratamiento de la enfermedad y mejorar la calidad de vida de los pacientes. La actividad física puede ayudar considerablemente a mejorar la movilidad del paciente, aunque no son recomendables aquellos deportes de alta intensidad o de impacto. 

Según ha manifestado el doctor Jesús Ángel Alaejos Fuentes, de medicina física y rehabilitación, ?la rehabilitación constituye un pilar fundamental en el tratamiento de la EA, porque facilita la movilidad y además trabaja la educación postural y fisioterapia, que ayudan también a mejorar la flexibilidad?. Por ello, es importante que los pacientes tengan en cuenta como parte de su tratamiento la rehabilitación y la fisioterapia, ya que ?con ejercicios programados pueden realizarlos en su casa y esto les ayudará a mejorar notablemente su movilidad y en consecuencia esto afectará positivamente a su calidad de vida? añade el doctor Alaejos.

Importancia del papel de la asociación de pacientes

Durante el encuentro, Pilar Hierro, presidenta de ASEA, ha querido destacar la importancia de las asociaciones de pacientes para que los pacientes se sientan apoyados y comprendidos. ?Desde ASEA queremos ayudar a todas aquellas personas que conviven con la EA aportándoles información y apoyo a lo largo de todo el proceso de su enfermedad, ofreciéndoles información veraz y de calidad y asesorándoles sobre cualquier duda o inquietud que puedan tener?. Afirma la presidenta de la asociación salmantina.

Las espondiloartritis son un grupo de enfermedades inflamatorias crónicas (no se pueden curar pero sí tratar los síntomas) que afectan sobre todo a la columna vertebral. La más común o conocida es la espondilitis anquilostante, que suele aparecer en personas jóvenes de entre 20 y 40 años, aunque raramente puede darse después de los 45 y provoca un dolor en la parte de baja de la espalda que empeora por la noche, por el día o después de periodos de inactividad. 

Al ser una enfermedad progresiva sus síntomas aumentan conforme avanza el deterioro articular que esta patología va provocando. De ahí que el diagnóstico precoz y el tratamiento temprano sean fundamentales para detener el deterioro articular lo antes posible y que el paciente sufra el mínimo impacto posible en su calidad de vida.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído