“No tengo nada que ocultar”. El ex presiente de Caja España, Santos Llamas, en declaraciones a LeónDirecto.com tras conocerse la denuncia de la Fiscalía de León contra los últimos gestores de la entidad por un presunto delito de “administración desleal” se ha mostrado tranquilo y favorable a la investigación de los hechos. “Me parece bien que se investigue todo. No tengo nada que ocultar”, han sido sus primeras palabras. También ha negado los hechos el ex consejero Francisco Rubio, acusado de beneficiarse de créditos por más de 27 millones de euros, un presunto delito por el que se podrían enfrentar a seis años de cárcel.

Por su parte, la presidenta de la Diputación provincial y ex vicepresidenta primera de Caja España, Isabel Carrasco, ha asegurado también a LeonDirecto.com estar muy tranquila ante la decisión de la Fiscalía de León de presentar denuncia en el Juzgado de Instrucción para que investigue un presunto delito de administración desleal por la concesión de créditos presuntamente ventajosos al ex presidente de la entidad financiera, Santos Llamas, que fueron votados en consejo de administración. "¿Temor? “No”, ha dicho con rotundidad Carrasco, “si llaman a los miembros del consejo de administración allí iremos a contar lo que sea”. No ha hecho más valoraciones y ha expresado el respeto a la Justicia y al proceso.

Indicios de delito

Como ya informara ayer SALAMANCA24HORAS, la Fiscalía ve indicios de delito en la gestión de los directivos de Caja España-Duero desde el año 2008, según consta en el escrito de respuesta a una denuncia presentada porm Izquierda Unida al detectar que ha podido llevarse a cabo varias prácticas de administración desleal. Una gestión que ha derivado en la complicada situación económica de la entidad financiera, a punto de ser nacionalizada de no ser por el proceso de conversión en Banco Ceiss para su integración en Unicaja Banco.

 
Así, desde hace cinco años diferentes consejeros "han intervenido de forma decisiva en los consejos de administración a fin de obtener bien créditos de escasa solvencia o en condiciones mucho más ventajosas que a otros ciudadanos o empresarios les serían denegados, o bien condiciones de prejubilación que han perjudicado a terceros o en los que las entidades públicas de ahorro han dejado de observar su propia normativa y convenios colectivos, con fuerza de ley".
 
Uno de estos consejeros, Francisco Rubio, según denuncia IU, habría obtenido créditos y avales por un monto superior a 27 millones de euros en el último año, "siendo especialmente llamativo un préstamo personal por 13 millones de euros para una empresa cuyo nombre no se especifica, algo que es inimaginable para cualquier ciudadano". Préstamos que se suman a otros en 2006 y 2007 y líneas de avales por 51,1 y 27,9 millones de euros, respectivamente.
 
Otro caso es el del que fuera presidente de Caja España, Santos Llamas, con cinco préstamos a empresas vinculadas por importe de 17,6 millones de euros, segun continúa la denuncia de IU que investiga la Fiscalía. A lo que se añadiría otro préstamo hipotecario de 15,2 millones u operaciones de renovación de cuenta de crédito, de línea de avales y ampliación de préstamo a promotor a una empresa vinculada por valor de 5,1 millones.
 
Finalmente, en la denuncia se recoge que el ex alcalde de León, Francisco Fernández, podría haber incurrido en un posible tráfico de influencias, "toda vez que ha logrado su prejubilación estando de excedencia, saltándose la preferencia con la que contaban más de cien trabajadores de la entidad, en función de las condiciones pactadas entre la Caja y los agentes sociales, toda vez  que las prejubilaciones habrían de concederse a partir de los 55 años y por orden de nacimiento".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído