Había expectación por el primer discurso de Navidad del rey Felipe VI, sobre todo dos días después de que su hermana Cristina haya sido imputada y llevada a juicio por delito fiscal, y el primer tema a abordar tras el saludo fue precisamente la corrupción. "No debemos dejarnos vencer por el pesimismo", dijo, para añadir que "necesitamos referentes morales a los que admirar, necesitamos una profunda regeneración, la lucha contra la corrupción es un objetivo irrenunciable". Y es que el monarca considera fundamental que la corrupción no "eche raíces" y "no existan tratos de favor", que "no se empañe nuestro prestigio e imagen en todo el mundo". Porque "queremos una España sana y limpia".

"Estamos viviendo tiempos complejos y difíciles para muchos ciudadanos y para España en general. La dureza y duración de la crisis económica produce en muchas familias incertidumbre por su futuro; la importancia de algunos de nuestros problemas políticos genera inquietud; y las conductas que se alejan del comportamiento que cabe esperar de un servidor público, provocan, con toda razón, indignación y desencanto", comenzó el rey su discurso. "Los problemas que he mencionado han dado lugar a una seria preocupación social. Sin embargo, no debemos dejarnos vencer por el pesimismo, el malestar social, o por el desánimo; sino afrontar con firmeza y eficacia las causas de esos problemas, resolverlos y recuperar el sosiego y la serenidad que requiere y merece una sociedad democrática como la nuestra", añadió.

Recordó Felipe VI que el pasado mes de octubre afirmó en Asturias que "necesitábamos referencias morales a las que admirar, principios éticos que reconocer, valores cívicos que preservar. Decía, entonces, que necesitábamos un gran impulso moral colectivo. Y quiero añadir ahora que necesitamos una profunda regeneración de nuestra vida colectiva. Y en esa tarea, la lucha contra la corrupción es un objetivo irrenunciable. Es cierto que los responsables de esas conductas irregulares están respondiendo de ellas; eso es una prueba del funcionamiento de nuestro Estado de Derecho. Como es verdad también que la gran mayoría de los servidores públicos desempeñan sus tareas con honradez y voluntad de servir a los intereses generales".

Pero "es necesario evitar que esas conductas echen raíces en nuestra sociedad y se puedan reproducir en el futuro. Los ciudadanos necesitan estar seguros de que el dinero público se administra para los fines legalmente previstos; que no existen tratos de favor por ocupar una responsabilidad pública; que desempeñar un cargo público no sea un medio para aprovecharse o enriquecerse; que no se empañe nuestro prestigio y buena imagen en el mundo. Pocos temas como éste suscitan una opinión tan unánime. Debemos cortar de raíz y sin contemplaciones la corrupción. La  honestidad de los servidores públicos es un pilar básico de nuestra convivencia en una España que todos queremos sana, limpia".

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído