José Antonio Pedraza 'Remo' fue uno de los primeros en introducir y tomar parte en arte del graffiti durante finales de los ochenta en Salamanca, justo cuando empezaba a emerger la cultura del hip hop en las calles de nuestro país y, momento en el que se empezaban a vislumbrar en el horizonte de las vías públicas pintadas que nada tienen que ver con las obras que se realizan hoy, donde este arte es más valorado socialmente. ‘Remo’ elabora su discurso apoyándose siempre en el lugar que les vio crecer, el parque en el que se desarrolló la entrevista, “tienen una gran historia relacionada con el tema del graffiti”, según este artista urbano.
 
Su encuentro con esta cultura llegó por pura casualidad, “había varios chicos en el parque, una zona con muros enormes. Estaban pintando en ese lugar donde a penas transitaba nadie, un lugar con mucho colorido. Nos sorprendió mucho a unos amigos y a mi”.  Al día siguiente, como cuenta Remo, fueron a adquirir unos sprays, mucho más difíciles de conseguir en aquella época.  La evolución en esta rama del hip hop fue paulatina, “en el parque se gestaba la cultura de la calle y fue parte fundamental”. De esta manera, esos chavales inquietos fueron practicando y aprendiendo, hasta mirarse en el espejo hoy y verse ya algo mayor pero junto a sus mismas herramientas de trabajo.
 
Al principio, un par de libretas y bocetos en sucio bastaban para seguir ampliando sus pasos en el rap y en el graffiti, aunque Remo siempre ha creído que la música le quitaría más tiempo y por ello se ha dedicado profesionalmente al arte de pintar, creando obras cada vez más elaboradas, que nada tenían que ver con las piezas realizadas en ese jardín, ya que “antes estaba quizás más escondido en este parque y ahora ha pegado el boom. La gente distingue lo que es una pintada vandálica y otra forma de expresión”, cree José Antonio. 
 
La mentalidad de la sociedad ha ido evolucionando positivamente en lo referente a este movimiento y la percepción del “graffitero común” ha cambiado enormemente gracias, en parte, a los medios de comunicación, quienes cada día se esfuerzan más por entender y analizar los rasgos únicos que posee la cultura hip hop, piensa José Antonio. Como muestra de ello, en el año 2006 nace ‘Remolino de Arte’, una asociación cuyo objetivo es “mover a los jóvenes para aportarles inquietudes” y en donde se promueven diferentes actividades, talleres, fiestas: “Hacemos bastantes cursillos para enseñar a los chavales a pintar y que vean premiado esa labor primera al realizar un boceto y llevarlo a un muro”. Además, suelen visitar pueblos y preparar actividades de animación, todo desde La Casa de la Juventud del barrio de Garrido. 
 
Todavía hoy, Remo continúa con la ilusión de un niño pequeño, aquella que le vio evolucionar en esta corriente artística, que luego tuvo unas reglas perfectamente definidas y donde se dejó a un extremo el lado más vandálico para continuar amando una cultura que enraíza en la tierra cada vez más: “Poco a poco fuimos aprendiendo y practicando hasta que, cada vez, te haces más profesional”.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído