El recibo de la luz subirá un 2,3% a partir del 1 de enero. Tras quedar anulada la subasta energética de la semana pasada, el Consejo de Ministros ha fijado este viernes el precio para el primer trimestre de 2014. Así, ha tenido en cuenta el informe remitido ayer por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia y el coste de la energía subirá un 1,4%, el menor de los incrementos propuestos. Mientras, la parte regulada, los denominados peajes fijos que el Gobierno ya anunció que subiría entre un uno y un dos por ciento, finalmente aumentará un 0,9%. Ahora bien, la suma de ambos porcentajes sólo se aplicará hasta abril, pues a partir de entonces el Gobierno fijará un nuevo modelo para establecer la factura energética de forma definitiva.

Una propuesta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia establecía un precio único anual, que supondría un incremento del 0,7%. Sin embargo, no consideraba que fuera la adecuada "al suponer una distorsión para la competencia en el mercado minorista". Por eso, se proponía un precio transitorio en dos vertientes. Si se tomaba como referencia el precio de los últimos seis meses, el incremento de la tarifa sin discriminación horaria sería del 1,4%, como así se ha adoptado por el Consejo de Ministros, pero si se tomaba como referencia el precio de los últimos tres meses, el aumento sería del 2,9%.
 
En todo caso, aclaraba la comisión, "este mecanismo debería resultar de aplicación en el mínimo tiempo posible, y sólo en tanto no se disponga de un procedimiento definitivo que asegure la competencia y la estabilidad". En este sentido, se considera que el mecanismo transitorio debería respetar, en la medida de lo posible, la fijación de precios prevista en el mecanismo vigente en la actualidad, no alterando las extectativas de coberturas de los comercializadores libres.

El encarecimiento del mercado libre

 
Por su parte, Facua-Consumidores en Acción alerta de que las ofertas de las eléctricas en el mercado libre encarecen el recibo del usuario medio hasta un 16%. En el último estudio comparativo sobre las ofertas del sector, realizado a finales de diciembre, la asociación vuelve a destapar cómo los descuentos en el término de potencia o el de energía que ofrecen las compañías eléctricas no se ajustan a la realidad, están condicionados a la contratación de otros productos o desaparecen a partir del segundo año para hinchar de forma desproporcionada los recibos.
 
La asociación advierte también de las prácticas fraudulentas en las que incurren los comerciales de las grandes eléctricas, que acuden a los domicilios de los usuarios para ofrecerles descuentos de forma engañosa. Así, ha realizado un análisis sobre las ofertas de Iberdrola, Endesa, Gas Natural Fenosa, EDP HC Energía y E.On frente a la Tarifa de Último Recurso (TUR) fijada por el Gobierno desde octubre.
 
Facua  sigue advirtiendo de que abandonar la TUR es un decisión poco recomendable en el mejor de los casos y un auténtico disparate si se contratan las tarifas más caras, las ofertadas por las tres principales compañías. Además, estos contratos recortan derechos de los usuarios y eliminan obligaciones impuestas a las eléctricas en distintos apartados de la normativa del sector que sólo afecta a la Tarifa de Último Recurso. 
 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído