La incidencia de gripe ha superado el umbral epidémico la pasada semana, según indica la Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León. Las tasas por grupos de edad no muestran grandes diferencias, aunque hay una mayor afectación de niños y menor a partir de 65 años. Los virus circulantes son de tipo A(H3), pero se ha detectado un virus An(H1) en un paciente de 57 años. 
 
La gripe se caracteriza por la aparición de los siguientes síntomas: comienzo brusco con escalofríos y fiebre acompañados de dolor de cabeza, dolores musculares y articulares generalizados, cansancio, malestar general, congestión nasal, dolor de garganta y tos seca. 
 
La mayor parte de las personas que padecen la gripe se recupera en menos de una semana sin necesidad de tratamiento o cuidado hospitalario. Sin embargo, en ocasiones, la gripe puede complicarse y producir bronquitis o neumonía bacteriana, como complicaciones más frecuentes. Estas complicaciones pueden ser especialmente graves en personas de alto riesgo como los ancianos o las personas que tienen una enfermedad crónica como diabetes, afecciones cardíacas y enfermedades respiratorias. 
 
Evita la transmisión de la gripe 
 
Si estás enfermo, evita contagiar a otras personas. 
- Protégete al toser: Cúbrete la boca y la nariz con un pañuelo cundo tosas estornudes, o cúbrete con la parte superior del brazo, no con las manos. 
- Lávate las manos después de toser o estornudar. 
- No acudas a lugares cerrados (trabajo, colegio, guardería o lugares públicos) para evitar contagiar a otras personas. 
 
En caso de padecer gripe se recomienda 
- Descansar. 
- Beber abundantes líquidos. 
- Evitar el consumo de tabaco o alcohol. 
- Tomar medicación que mejore los síntomas de la gripe (medicamentos para bajar la fiebre). 
- Los antibióticos no mejoran los síntomas ni aceleran la curación ya que no son efectivos frente a enfermedades producidas por virus. 
- No dar aspirina a niños ni adolescentes. 

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído