Aunque la preocupación es evidente en el sector turístico ante las consecuencias económicas que pueda suponer el primer caso de contagio por ébola, se quiere transmitir una imagen de tranquilidad y no generar alarmismo entre los ciudadano. De ahí que se quiera considerar este hecho como un caso aislado, no previendo una expansión del virus. El ejemplo más palpable es del empresario salmantino Juan José Hidalgo, presidente de Globalia, que agrupa a compañías de ámbito internacional como Air Europa y Halcón Viajes.

“Es como si uno va por la calle, le cae un tiesto y le mata”, afirmó en un acto de la agencia Efe en Madrid. Y es que Hidalgo considera que “no se debe hacer sangre de esto”. De hecho, no contempla un plan especial en sus empresas ante una posible expansión del virus por el país, una hipótesis que descarta rotundamente. De ahí que afirme que no se debe dar importancia a lo que, insiste, es un caso aislado de ébola.

Tienes que iniciar sesión para ver los comentarios

Destacados
Lo más leído